Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cruda obscenidad de la pareja frente al diván del público

Álex Rigola dirige la aclamada adaptación teatral de la película de Woody Allen en la Rambleta

Un momento de un ensayo de la obra 'Maridos y mujeres'.
Un momento de un ensayo de la obra 'Maridos y mujeres'.

El guión de la película Maridos y mujeres, de Woody Allen, llega al Espai Rambleta, el 4 y 5 de mayo, en formato teatral de la mano de Àlex Rigola, y con el marchamo de la casa del Teatro de La Abadía. El montaje refleja los complejos problemas de la pareja actual con la sencillez del director neoyorquino: "La vida no imita al arte, sino a la mala televisión"

En el año 1992, Woody Allen estrenó su película Maridos y mujeres. En ella, la separación de una pareja de amigos provocaba que un profesor de literatura y su mujer, Carlota, se plantearan su relación.

Àlex Rigola, ex director del Teatre Lliure, ha convertido ahora esta película en una obra de teatro: Luis Bermejo, Israel Elejalde, Miranda Gas, Elisabet Gelabert y Alberto Jiménez. El espacio escénico es de Max Glaenzel, la iluminación de Maria Doménech y el vestuario de Vanessa Actif.

Definida por el director barcelonés como "un retrato crudo y obsceno de las relaciones de pareja", Maridos y mujeres no nació, como otras obras de Allen, en el teatro, ni existe una adaptación escénica anterior conocida. "No es un texto cualquiera de Woody Allen; es uno de los textos en que se acerca más a la literatura que al cine, y un guión excelente". añade.

"Antes de salir a cenar queremos deciros una cosa: José Luis y yo vamos a separarnos". Una frase, un detonante, que golpea cual terremoto. Álex, escritor y profesor de literatura, y su mujer Carlota, que trabaja en una revista de arte, no dan crédito cuando se enteran de que sus mejores amigos, Alicia y José Luis, aparentemente una pareja perfecta, han decidido separarse. A partir de esta noticia, la pareja comienza a plantearse si su matrimonio se basa en una relación realmente sólida.

"Ésta es una función terapéutica, un espectáculo sanador. Y los actores, los personajes, utilizan al público como confidentes, casi como terapeutas. Hemos querido que no hubiera frontera entre el público y los actores para que se produzca una comunión entre ellos. La historia se cuenta entre los espectadores. Y el sofá es el espacio en el que más se relacionan las parejas, un lugar de encuentro, de debate, de discusión" afirma Rigola.

Maridos y mujeres es una divertidísima a la vez que completamente despiadada disección de las relaciones de pareja. la verdad es que Maridos y mujeres es una creación a la que Rigola y los actores han conseguido insuflar una vida y entidad propias. Y que sin duda merece la pena ver.

Por otro lado, este sábado (a las 21 hora) tiene lugar el espectáculo de Flipy, el que hace un repaso de su vida desde su nacimiento en una comuna hippie hasta la época actual en la que cree que el ser humano está en proceso de Involución constante, o al menos él. Un repaso de la evolución del hombre, los inventos, las relaciones personales y los medios de comunicación.