Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Audasa cerró el año 2012 con un beneficio de 31 millones de euros

Con estas cifras incrementó la remuneración de sus administradores y se deshizo de otros 12 empleados

Audasa, la concesionaria de la AP-9, vio cómo el año pasado su tráfico cayó un 12,5% y sus beneficios después de impuestos se redujeron de 52,6 millones de euros en 2011 a 30,9 millones, un 41,2% menos. Con estas cifras incrementó la remuneración de sus administradores de 186.000 a 205.000 euros, un 9,2%, y se deshizo de otros 12 empleados.

Autopistas del Atlántico SA, que gestiona la AP-9 hasta 2048, registró ayer sus cuentas anuales ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En ellas se comprueba que sigue siendo la concesionaria más rentable de las seis del grupo Itínere, controlado desde 2009 por un fondo de inversión estadounidense. Y ello pese a que desde 2010, como consecuencia de la crisis y la reducción de los desplazamientos, sus cuentas experimentan un continuo retroceso. De los 68 millones de euros de beneficio de aquel año pasó a 52,6 en 2011 y a los citados 30,9 del pasado año, menos de la mitad que hace dos ejercicios. En 2012 la caída del beneficio se notó especialmente en el segundo semestre del año, cuando se quedó en 8,6 millones, frente a los 22 millones de beneficio del primer semestre, aunque ese resultado es en parte producto de haber destinado a amortizaciones muchos más fondos que en años anteriores.

Más sueldos

Pese a estos resultados, la empresa ha incrementado la remuneración de sus administradores de 186.000 euros en 2011 a 205.000 en 2012, un aumento del 9,2% fundamentalmente a través de las retribuciones fijas. Frente a esa subida, el gasto laboral de Audasa se redujo a 11 millones, unos 100.000 euros menos que un año antes. Y su plantilla cayó hasta los 244 trabajadores, 12 menos que en 2011. En los últimos cuatro años la empresa ha perdido 24 trabajadores, el 9% de su plantilla, pese a que ha acumulado más de 210 millones de beneficio.

La reducción de plantilla se produce al tiempo que la empresa está eliminando el cobro manual de sus áreas de peaje y potenciando el pago en máquinas automáticas y con telepeaje. La misma estrategia están siguiendo las otras dos empresas del grupo Itínere presentes en Galicia, Autoestradas de Galicia (que gestiona las autopistas Vigo-Baiona y A Coruña-Carballo) y Acega (la Santiago-Lalín). Autoestradas de Galicia acaba de ser sancionada por la Xunta por eliminar el cobro manual en cuatro de sus áreas de peaje.