Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beiras vaticina que la “rebelión cívica” tumbará a Feijóo y a Rajoy

"Me he sentido ultrajado. El que debe dimitir es el presidente de la Xunta", afirma el líder de AGE

Xosé Manuel Beiras está convencido de que el estallido social es inminente. “Esto va a hacia un reventón social monumental”, vaticinó ayer el líder de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en la Cadena SER. “Y lo único que me preocupa, por responsabilidad, es que las organizaciones realmente democráticas de la izquierda seamos capaces de encarrilarlo adecuadamente para que no sea una situación caótica que sirva de pretexto a golpes de Estado o a la conversión de esto en un régimen fascista mucho más descarado”.

 Beiras incluso pronostica que los Gobiernos del PP en Madrid y Santiago no podrán acabar sus respectivos mandatos porque “como están destruyendo el país, están absolutamente deslegitimados”. El líder de AGE cree que su caída podría ocurrir antes de un año. “A medida que la rebelión cívica no solo vaya en aumento sino que los distintos movimientos y plataformas se hilvanen y constituyan un frente como ocurrió, por ejemplo, con Nunca Máis, la deslegitimación se convertirá en una imposibilidad de mantener el poder artificiosamente”, argumenta.

Beiras ha sido el gran protagonista político de la semana después de que —como ya ocurriera con el célebre zapatazo a Manuel Fraga— su desplante en pleno hemiciclo del Parlamento autónomo al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, haya dado la vuelta a España. El líder de AGE no cree que esa imagen le perjudique, más bien el contrario, ya que entiende que dejó al descubierto que Feijóo no dice la verdad sobre sus viejas relaciones con el narcotraficante Marcial Dorado: “En lugar de aclarar las cosas, se enreda cada vez más en mentiras, unas tras otras, y está despreciando a la ciudadanía. Por eso creo que la gente entendió mi gesto”.

El veterano parlamentario explicó en la SER que se sintió “ultrajado” cuando el presidente ironizó a propósito de unas lágrimas suyas al evocar a familiares muertos por la droga. E insiste en que el que debe dimitir no es él, como le pide el PP, sino Feijóo, “un individuo que no contesta, increpa y se erige en juez de la oposición”. “¿Quién es el PP para pedir la dimisión del portavoz de AGE?”, se preguntó. “Esto es un fenómeno de paranoia política y desfachatez”. La número dos de AGE, Yolanda Díaz, también insistió ayer, en declaraciones a la Radio Galega, que debe ser el PP el que pida disculpas ya que entiende que Feijóo “tuvo una conducta impropia de un presidente” al negarse a contestar a las preguntas de la oposición. Díaz considera además una “burla a la ciudadanía” los datos sobre las ayudas de la Xunta a empresas de Dorado enviados al Parlamento “a modo de una hoja de Excel”.

Beiras descalificó la reforma electoral propuesta por el PP para reducir el número de diputados como un intento de desviar la atención del caso Dorado. “Están lanzando fume e fariña [humo y harina], un estupefaciente propagandístico”, ironizó. Beiras defiende que el dinero “debe ahorrarse en otros lados” y no reduciendo diputados ya que así aumentaría aún más el peso de los grandes partidos. Y recordó que AGE tiene ahora un escaño por cada 23.000 votantes mientras que el PP solo necesitó 15.000.