Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís protesta porque no se investigan las amenazas a sus diputados

Morera critica que la delegada del Gobierno no se ha puesto en contacto con la coalición

“Si ese grupo o esa persona se sienten seguros en su actividad delictiva, pueden ir a más”. El portavoz de la Coalició Compromís en las Cortes Valencianas, Enric Morera, criticó este martes que tres diputados de su formación (él mismo, Mònica Oltra y Josep Maria Pañella) y un cuarto militante han recibido amenazas de muerte a través de las redes sociales que “no se quieren investigar”. Morera dijo que la denuncia presentada será derivada hacia un juicio de faltas y que “no habrá investigación, ni siquiera de la identificación del dispositivo desde el que se enviaron los mensajes”.

El portavoz de Compromís, que se quejó de que la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, no se ha puesto en contacto con la coalición, dijo que las amenazas revelaban el conocimiento de datos muy concretos de carácter personal. Morera comparó que se tenga “ganas de ocultar qué hay detrás de las amenazas” con la actuación policial contra siete menores de edad, detenidos por hacer supuestamente unas pintadas, y a quienes se hizo pasar pruebas grafológicas, psicotécnicas y dactilares, para que el caso acabara sobreseído.

Tras recordar que la sede de su partido, el Bloc Nacionalista Valencià, llegó a sufrir la colocación de una bomba, Morera dijo: “Este es un caso más de la grave impunidad que los demócratas hemos padecido en esta tierra y que no se ha investigado nunca”. Y atribuyó al PP en las Cortes “la creación del caldo de cultivo para las amenazas”. Se refería a que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se negó a responderle en una sesión de control porque un militante de Compromís en Alfafar escribió en Twitter un mensaje que hablaba de desalojar al PP “con una escopeta”. Tanto Compromís como el autor pidieron disculpas. Ese militante es precisamente la cuarta persona que ha recibido las amenazas.

El portavoz parlamentario del PP, Jorge Bellver, —que la semana pasada acusó a Compromís de incitar a la violencia tras la polémica por la fotografía de un asesor de la coalición en el Ayuntamiento de Valencia luciendo una camiseta con una caricatura en la que azotaba a la alcaldesa, Rita Barberá—, respondió que su grupo condena la violencia “venga de donde venga y vaya hacia donde vaya” y acusó a Compromís de hacer un “uso torticero” de la violencia para acceder al Gobierno, “pensando que será capaz de corregirlo posteriormente”.