Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELENA CORTÉS | CONSEJERA ANDALUZA DE FOMENTO Y VIVIENDA

“Este decreto no paraliza todos los desahucios”

La consejera asegura que "se pone fin a pasarse la pelota para atajar" los desalojos

Atribuye la crítica a que "no hay costumbre a politicas de izquierda"

La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, el viernes pasado. Ampliar foto
La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, el viernes pasado.

La búsqueda de soluciones al problema de los desahucios ha sido la prioridad absoluta de Elena Cortés (Priego de Córdoba, 39 años) en los 11 meses que lleva al frente de la Consejería de Fomento y Vivienda.

Pregunta. ¿Qué dificultades ha habido para acordar el decreto con el PSOE dentro del Gobierno?

Respuesta. IU llegó al Gobierno para cambiar las cosas, no para hacer lo mismo que se estaba haciendo, y cuando los decretos leyes cambian sustancialmente las políticas, lógicamente se producen roces razonables. Pero el decreto es el que el equipo de esta consejería quería aprobar y dentro del Gobierno ha habido un equilibrio positivo para sacarlo.

P. El PSOE parece que trata de apropiarse la iniciativa al incorporar el grueso del decreto a sus propuestas en el Congreso de los Diputados.

Desde Andalucía, hemos dicho hasta aquí hemos llegado, que podemos actuar

R. Sobre eso no voy a opinar. Pero sí quiero destacar que uno de los aspectos más sustantivos del decreto es que se pone fin a ese partido de pimpón de pasarse la pelota entre administraciones sobre la responsabilidad para intervenir en atajar un drama social como los desahucios. Desde una comunidad autónoma como Andalucía hemos dicho que hasta aquí hemos llegado y que con las competencias que tenemos podemos actuar. Hemos dado un paso al frente que estoy segura van a dar otras comunidades, incluso del PP. IU va a presentar iniciativas en todos los parlamentos autonómicos y el Gobierno de Canarias se ha puesto en contacto con nosotros para conocer el decreto.

P. ¿Esperaba que la medida iba a ocasionar tanta controversia y tan airada?

R. Sabíamos que estábamos aprobando un decreto ley importante, pero hay reacciones que me parecen un poco sobrepasadas. Creo que las críticas se deben a una falta de costumbre por las políticas de izquierda, y a lo mejor sorprende que haya una medida que plantee que se pueden cambiar las cosas y defender el interés general ante una situación de emergencia social.

P. ¿Teme que el decreto se vea paralizado por los recursos?

R. El decreto ley es impecable jurídicamente, impecable. De los más impecables en el conjunto de la historia de la democracia, absolutamente impecable.

P. Se le critica que es una medida demagógica, que solo busca el titular pero que no será efectiva.

R. El decreto va a ser absoluta y plenamente efectivo. Los afectados por lanzamientos que cumplan los requisitos ya pueden acogerse, desde el viernes que entró en vigor. No es ni económica, ni social ni éticamente razonable que habiendo entre 700.000 y un millón de viviendas vacías, no se habiten. Las sanciones a las personas jurídicas que tengan viviendas deshabitadas no persiguen un afán recaudatorio, incentivamos que las viviendas se pongan en alquiler.

P. En todo caso, no pone fin al problema del todo. Los posibles beneficiarios no son todos los afectados en procedimientos de desahucios, seguirá habiéndolos.

R. Para que no haya más desahucios el Gobierno tiene que aprobar la Iniciativa Legislativa Popular. Hay que seguir insistiendo. Es fundamental hacer hincapié y que no haya distensión. Con este decreto no vamos a poder paralizar todos los desahucios.

P. ¿Cuántas familias estiman que se pueden beneficiar?

R. A partir de ahora lo iremos viendo. Hemos sido muy cautos en estimar el alcance porque uno de los problemas de este drama es que se ha culpabilizado a la gente de firmar una hipoteca y endeudarse, y todavía hay muchas familias que sienten vergüenza de que se conozca su situación.

P. Desde que se hizo cargo de la consejería ha mantenido reuniones con entidades financieras e inmobiliarias, y la Junta creó la oficina de intermediación para evitar desahucios, ¿tan imposible ha sido llegar a acuerdos que han tenido que llegar a estas medidas extremas como la expropiación que contempla el decreto?

R. Nosotros planteamos a las entidades financieras la posibilidad de firmar un convenio, les pedimos que nos comunicaran cuántas familias estaban en procesos de lanzamiento, o que se nos traspasaran los activos que han pasado al banco malo para poder hacer efectivo el derecho a la vivienda, pero no hemos tenido respuesta ni colaboración.

P. ¿Qué pasará cuándo se cumplan los tres años de expropiación del uso de la vivienda si la situación económica de los afectados no ha mejorado?

R. Espero que el Gobierno central apruebe la Iniciativa legislativa Popular, y si no fuera así, espero que dentro de tres años haya un Gobierno que responda a los intereses de la mayoría social y paralizar esta injusticia. En Andalucía hacemos el decreto ley para dar respuesta a una situación de emergencia. Planteamos tres años, es un margen. Si no hay cambios, veremos cuando llegue el momento qué medidas tomamos.

P. Sobre el registro de viviendas deshabitadas, el decreto plantea que se incentivará a los propietarios para que las pongan en alquiler. ¿Qué le hace pensar que ahora sí dará resultados cuando antes otros intentos similares no lo dieron?

R. Creemos que las medidas de aseguramiento por si los inquilinos causan desperfectos, o no pagan, serán garantías que deben animar a ponerlas en renta, que será efectivo. Los cambios no se hacen de la noche a la mañana, y el cambio sobre el que pivota el decreto es la función social de la propiedad de una vivienda. Los alquileres tienen que abaratarse para permitir que una familia no destine a ellos más del 25% de sus ingresos.