Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez reabre el procedimiento penal por las elecciones al Colegio de Abogados

El magistrado aprecia indicios de delito en los usos privados de los letrados por parte de la candidatura de Sonia Gumpert

La decana Sonia Gumpert, en la noche de las elecciones. Ampliar foto
La decana Sonia Gumpert, en la noche de las elecciones.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio-José Silva Pacheco, ha decidido reabrir el procedimiento penal contra la actual junta directiva del Colegio de Abogados de Madrid, con su decana, Sonia Gumpert, a la cabeza. Revoca así el auto firmado por un magistrado sustituto cuatro días después de las elecciones a esta institución, celebradas el martes 18 de diciembre. En los comicios tuvo que intervenir la policía al acusar algunos letrados de “graves irregularidades” a la candidatura de Gumpert.

El auto firmado por Silva Pacheco, que consta de cinco folios, pone de relevancia que ya desde la denuncia presentada por los representantes de otras candidaturas se ponía de manifiesto “la existencia de un posible hecho con relevancia penal”. Se acusaba de utilizar datos de carácter personal de los 64.569 afiliados del colegio. Según la denuncia, se cruzaban la participación de las ocho mesas electorales con el censo y se llamaba por teléfono a los que no habían acudido a votar. Se les llegaba incluso a ofrecer el pagarles el taxi, según otros aspirantes.

Los denunciantes entendían que se había vulnerado el secreto de datos privados, según tipifica el artículo 197.2 del Código Penal. El magistrado reitera que los integrantes de la candidatura de Gumpert “desvelaron y procedieron al descubrimiento de datos secretos o reservados a los que no deberían tener acceso o al menos para los fines indiciariamente instrumentados”. “Cobra especial significación el contenido del acuerdo de la comisión electoral del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, por cuyo tenor se evidencia que la información relativa a los abogados votantes, o no votantes, constituyen un dato personal, razonándose en tal acuerdo que tales datos se instrumentaron, trataron o movilizaron desviadamente”, resume el juez.

Silva recuerda además que una de las imputadas se negó a poner a disposición de la comisión electoral el contenido de los ordenadores de la candidatura de Gumpert. “Esto hubiera despejado, muy fácil e indubitadamente, toda sospecha o indicio incriminador”, concluye el magistrado. Este añade que todas estas irregularidades pudieron afectar no solo a los datos personales de los abogados sino también al propio proceso electoral del colegio.

Más información