El PSOE pide facturas para ver si la Xunta contrató a gasolineras de Dorado

La oposición fuerza a Feijóo a ir al Parlamento por primera vez en cuatro años. El PP aceptó que su presidente comparezca pero a cambio de suprimir la habitual sesión de control al Gobierno

La oposición en Galicia no suelta la presa. Todos los partidos salvo el PP ven al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acorralado tras la publicación de las fotos que prueban su relación cuando ya era un alto cargo de la Xunta con el mayor contrabandista gallego, Marcial Dorado, a finales de los 90.

Tanto los socialistas como el BNG y la coalición Alternativa Galega de Esquerdas, que lidera Xosé Manuel Beiras, sostienen que se ha derrumbado la imagen del gestor intachable. Del mirlo blanco que se permitía ir a Madrid a dar lecciones de transparencia que incluyeron a menudo consejos a su propio partido sobre cómo tratar asuntos espinosos, últimamente el caso Gürtel y los papeles de Bárcenas, con la sucesión de Mariano Rajoy siempre en la cabeza. PSdeG, AGE y Bloque llegaron ayer al Parlamento con un único objetivo: convertir el próximo pleno en un monográfico sobre el narco Dorado (en prisión por un cargamento de cocaína) y sus vinculaciones con el presidente de la Xunta cuando este era número dos de la Consellería de Sanidad en la década de los 90. El PP gallego aceptó que su presidente comparezca para explicar el caso, como exigió toda la oposición, pero a cambio de suprimir la habitual sesión de control al Gobierno en la que los tres partidos pretendían preguntar por la vinculación de Feijóo con Dorado y también con el testaferro de este, Manuel Cruz, ya fallecido, y al que el presidente gallego alude como “un amigo de la Xunta”.

Más información
EDITORIAL: Más que unas fotos
Un frenazo para el mejor colocado
Feijóo: “Desconfié de Dorado y fue una torpeza no investigar más”

Entre los negocios que Cruz manejaba desde la sombra para Dorado están varias estaciones de servicio. El PSOE ha preguntado a Feijóo si desde el Servicio Galego de Saúde o desde el Insalud se había comprado combustible a esas gasolineras para la calefacción de los hospitales públicos cuando él era presidente de ambos organismos. Los socialistas reclaman las facturas entre 1994 y 1998 de ambos organismos públicos para conocer si hubo “relaciones comerciales” más allá de los viajes de ocio entre Dorado y el ahora presidente de la Xunta. “Hay indicios”, aseguró el líder socialista, quien defendió que “una relación de cinco años de manera estable en yates, chalés y viajes tiene que haber dado más de sí”.

El PP, entretanto, asegura que son los socialistas los que divulgaron las fotos del yate del narcotraficante y cierra filas con Feijóo. Entre los muchos dirigentes del PP que salieron ayer a respaldar al líder gallego destacaron dos: el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y el portavoz parlamentario, Alfonso Alonso.Gallardón descartó que Feijóo deba dimitir y le ensalzó: “Todos los compañeros que hemos trabajado con él en diferentes responsabilidades públicas nos sentimos verdaderamente orgullosos de que una persona de la categoría de Núñez Feijóo esté cumpliendo un servicio público a los gallegos y a los españoles a través del PP”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS