Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE abre otro frente judicial contra Educación por los comedores

El presidente de la Xunta culpa al BNG de las participacones preferentes por apoyar las cuentas de Zapatero

La Xunta aún no ha dado detalles de cómo piensa cumplir la sentencia que prohíbe financiar los colegios que segregan por sexo o la que tumba la consulta a los padres en el decreto del gallego y ya vislumbra un nuevo conflicto judicial a propósito de sus políticas educativas. Lo anunció ayer el secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez: su partido recurrirá al Tribunal Constitucional si el Gobierno gallego no da marcha atrás en su intención de cobrar el comedor a los niños que viven en un ayuntamiento distinto del que alberga al colegio.

El líder socialista defendió que el nuevo copago vulnera la Constitución y la LOE e incluso citó un artículo de esta última norma donde se establece que los servicios de comedor y transporte deben ser gratuitos para los niños que se desplacen a la escuela desde otro municipio. Vázquez acusó al presidente de incumplir sus promesas electorales y lo animó a dejar de pagar a los centros que segregan por sexo para destinar el dinero a los comedores. “Menos Opus y más escuela pública, no se lo digo yo, se lo dice el Tribunal Superior”, aludió al fallo judicial. El dirigente socialista aseguró que en determinados supuestos van a pagar por el comedor incluso padres que no llegan al salario mínimo.

El presidente lo negó y pasó al ataque con un argumento ya conocido: según Feijóo, cuando los socialistas o el Bloque defienden que no se establezcan nuevas tasas sobre los servicios públicos y que estos se paguen con los impuestos es en realidad porque tratan de velar por los intereses de sus familiares directos: “Usted quiere que pague el comedor a sus hijos y a los del resto de los diputados, pues en ningún caso”. Luego hizo ver con porcentajes que serán una minoría —los que pueden pagarlo, suele repetir el PP— quienes tendrán que afrontar este gasto. “El 60% de las familias no pagarán. El 10% pagarán un euro. A cambio haremos 9.000 plazas más de comedores”.

“No estamos hablando de lo que van a pagar mis hijos, estamos hablando de que quienes ganen 583 euros al mes van a pagar el comedor. Subieron el IRPF a las rentas bajas y a las altas no le tocaron, subieron el IVA al material escolar y van a cobrar 100 euros al mes por comedor”, replicó Vázquez, quien recordó que la Xunta sigue negándose a subir el tramo autonómico del impuesto de la renta a los sueldos más altos. Feijóo recordó algunas decisiones de gobiernos socialistas como la idea del expresidente Zapatero de dar 2.500 euros por hijo “ya fuese el nieto de Botín o el de un parado” y acabó recurriendo al escándalo de los ERE de la Junta de Andalucía.

Antes, durante la misma sesión de control al Gobierno, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, había instado al presidente a defender el sector industrial y hacer algo por fin en defensa de los estafados por la venta de prefentes. Enfundado —al igual que el resto del grupo del BNG— en una de las camisetas con las que protesta este colectivo, Jorquera animó a Feijóo a buscar alguna solución o a “dimitir por no ser digno” para ocupar el cargo de presidente. Lejos de acusar el golpe, Feijóo improvisó un alambicado argumento para otorgar también su parte de responsabilidad al BNG por la venta de esos productos tóxicos a gente sin conocimientos financieros. Por más que fuese el Gobierno de Aznar el que autorizó su comercialización a la banca, la mayor parte de preferentes se vendió en Galicia durante el mandato de Zapatero. Y como el BNG aprobó los presupuestos del expresidente socialista, este partido es también cómplice de la estafa. “Por qué no llevaban esas camisetas cuando gobernaban”, inquirió el presidente a los nacionalistas antes de sacar pecho por haber conseguido que 15.000 gallegos recuperasen sus ahorros mediante el arbitraje.

La reclamación de AGE para aumentar el poder adquisitivo de los jubilados la despejó el presidente alegando que Galicia es la comunidad que más paga para complementar las pensiones no contributivas.

 

Más información