Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo una empresa puja por la concesión de la marina aledaña al hotel ‘Vela’

La sociedad Formentera Mar pretende asumir el proyecto, de 30 millones de euros

Espacio destinado a albergar la nueva marina del Puerto de Barcelona. Ampliar foto
Espacio destinado a albergar la nueva marina del Puerto de Barcelona.

El principal argumento utilizado por la Autoridad Portuaria de Barcelona y el Ayuntamiento convergente de la ciudad para sacar adelante la reforma del Port Vell y convertirlo en una marina para megayates fue el florecimiento del negocio náutico en el mundo. Una idea que ayer perdió un poco de peso. El presidente del Puerto, Sixte Cambra, reveló que al final solo una empresa pujará por la concesión del nuevo puerto deportivo al lado del hotel W, también conocido como Vela,en la Barceloneta. Formentera Mar, que gestiona un puerto en la isla del mismo nombre, encabeza la única UTE que se ha presentado a la licitación.

El concurso para otorgar la concesión por un periodo de 30 años se inició en octubre del año pasado. La Autoridad Porturia espera resolver el concurso “en dos o tres meses”, según explicó Cambra. Empresas como Ocibar o Ke Projects mostraron su interés pero finalmente no presentaron propuesta alguna.

La inversión estimada es de 30 millones de euros. Según el pliego de la licitación, la nueva marina tendrá 2,5 hectáreas de terreno y 5 de lámina de agua. La iniciativa de desarrollar allí un puerto deportivo, orientado inicialmente a embarcaciones de lujo, fue aprobada durante el pasado mandato socialista. En ese momento se calculó que tendría unos 150 amarres para embarcaciones de pequeña y mediana eslora y una marina seca para 200 barcos. El acuerdo desencallaba la reforma de la Lotja de Pescadores, aún sin realizar.

El promotor del puerto deportivo será el que decida, bajo criterios técnicos, el número final de amarres. Por ahora se desconoce cuál es la capacidad que propone Formentera Mar. La bocana solo tiene 75 metros de ancho, pero si la UTE entrega un estudio de maniobras podría albergar yates de mayor eslora.

La nueva marina estará a menos de un kilómetro de la del Port Vell, de Salamanca Investments y a 400 metros de Marina 92, una de las principales empresas de reparación de embarcaciones del Mediterráneo. En su día, Cambra afirmó que la nueva marina también formará parte del clúster náutico, iniciativa de la Autoridad Portuaria junto con el Ayuntamiento.

Además de la marina, se construirá un edificio de capitanía y pañoles. El plan especial también incluye espacios destinados a la restauración. El ganador de la concesión tendrá, además que urbanizará la zona para dos paseos, que serán públicos.

Formentera Mar ya explota una parte del puerto de La Savina, en la isla balear. En 2011, la cifra de negocio de la empresa fue de 2,3 millones de euros, un 4,3% más que el año anterior. Cuenta con 10 empleados y, según los registros mercantiles, se dedica a la promoción inmobiliaria. Su relación con la Autoridad Portuaria de Baleares ha pasado por altibajos. El Tribunal Superior de Justicia balear le dio la razón al ente público, que denunció que la empresa explotaba unos locales fuera de su concesión.