Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
baloncesto

Otra gesta europea en Miribilla

Aplastante victoria del Uxue, que le sitúa en semifinales con un golpe de autoridad en la cancha

Fotis Katsikaris da instrucciones a sus jugadores durante el partido disputado en Miribilla.
Fotis Katsikaris da instrucciones a sus jugadores durante el partido disputado en Miribilla. EFE

Miribilla parece haberse acostumbrado a las emociones fuertes y en ocasiones a gestas. Principalmente cuando se trata de competiciones europeas. La más reciente, ante los alemanes del Ratiopharm Ulm que venían con una ventaja de cuatro puntos que se los llevó el viento muy rápido, a pesar de que los compases iniciales no han hecho presagiar lo que vendría más tarde.

Los bilbaínos ya están en las semifinales de la Eurocap, una competición que se pretende ganar para coronar una temporada que empezó con sobresaltos y que ha ido jalonada de actuaciones épicas. La continuidad europea, además, se ha conseguido con holgura, con una exhibición de autoridad como se refleja en el marcador inequívoco de 101-78.

De salida, el público de Miribilla digirió el susto mientras se asistía a una auténtica lluvia de triples de su rival. pero todo resultó un espejismo porque lo mejor estaba por llegar por parte de un equipo concentrado, siempre metido en el partido y que se fue despegando ante el estusiasmo de un público siempre entregado.

En un encuentro sin brillo de Kostas Vasileiadis (7 puntos) y Alex Mumbrú (6) destacaron especialmente Nikos Zisis (23 y 25 de valoración), decisivo al inicio y en buen tono mientras la eliminatoria estuvo viva, Lamont Hamilton (21 y 27), Roger Grimau (13 y 19) y Fran Pilepic (12). Por si faltara algo en la preparación anímica del encuentro, Raúl López estuvo sobre la cancha a pesar de haber sido descartado unas horas antes por su propio entrenador. Fue un respaldo anímico que también tuvo su influencia.

Enfrente, el Ulm metió mucho miedo durante 17 minutos, los que tardó el Uxue en concretar la remontada (49-43) al 85-81 de la ida, informa Efe. Pero luego se desplomó y acabó cediendo una derrota inesperada para un equipo que se plantó en el Last 16 ganando en Zagreb a la Cibona y en estos cuartos de final venciendo al Estrella Roja en Belgrado.

No obstante, su pilar fundamental, el pívot Joe Bryant, completó un buen encuentro en los estadístico (21 y 29). Como también sus principales apoyos, el base Per Guenther (19 y 17) y el alero Steve Esterkamp (13). Entre los tres aguantaron a su equipo hasta el descanso colaborando en la impresionantes racha de triples, que tuvo atónito a Miribilla.

Uxue, 101- Ulm, 78

Uxue Bilbao Basket (28+29+21+23): Zisis (23), Vasileiadis (7), Mumbrú (6), Hervelle (5) y Hamilton (21) -quinteto inicial-; Raúl López (6), Pilepic (12), Grimau (13), Moerman (6), Rakovic (2), Sergio Sánchez y Samb.

Ratiopharm Ulm (30+17+16+15): Guenther (19), Esterkamp (13), Schwethelm (7), Theis y Bryant (21) -quinteto inicial-; Jeter (3), Ray (10), Betz (5) y Nankivil.

Parciales: 28-30, 57-47 (descanso); 78-63 y 101-78 (final).

Arbitros: Fernando Rocha (POR), Tolga Sahin (ITA) y Joseph Bissang (SER). Sin eliminados.

Incidencias: Partido de vuelta de cuartos de final de la Eurocopa, disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante 8.693 espectadores, según datos de la Eurocopa.

Pero lo mejor estaba por llegar. El Uxue nunca se descompuso. Liderados por Zisis (10 puntos), minimizaban daños al final del primer cuarto (28-30). Incluso hubo que esperar algunos minutos más como el 37-40. Ahí fue el punto de inflexión

Con la picaresca de la entrada a la cancha de Raúl López, a quien su técnico había descartado tajantemente un día antes, el Bilbao Basket fue aún a más y llegó al descanso creyendo haber hecho lo importante. Se confirmaron esas sensaciones al inicio del tercer cuarto, con un 9-2 y cinco nuevos puntos de Zisis que colocó al Uxue 17 puntos arriba que parecieron empezar a sentenciar la eliminatoria (66-49).

Pero no fue así y un 0-9 en dos minutos y medio dio a los visitantes opciones de meterse de nuevo en el choque y soñar con una nueva épica victoria. Por momentos, flotó por Miribilla la remontada alemana del partido de ida.

Le duraron poco esos malos pensamientos a los aficionados vascos, ya que la aparición en escena de un estelar Pilepic, con ocho puntos seguidos, devolvió a su equipo la notable ventaja que tenía seis minutos y con la que llegó al final del tercer cuarto (78-63).

Un 8-0 en el arranque del ultimo cuarto finiquitó la eliminatoria (84-63) y dio paso a la fiesta en Miribilla mientras los hombres de negro se premiaban con un triunfo avasallador que llegó a ser por 30 puntos de diferencia a dos minutos del final (101-71) para acabar en 23 en el resultado definitivo del encuentro (101-78).