Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rita Barberá se enroca y niega su relación con los Valencia Summit

La alcaldesa de Valencia comparece públicamente después de la declaración al juez de Torres

El exsocio de Urdangarin dijo que negoció con ella y Camps los Valencia Summit en Zarzuela

Rita Barberá comparecía por primera vez en público desde que Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, declarase el sábado al juez que instruye el caso Nóos que negoció con ella y el expresidente Francisco Camps el Valencia Summit durante una comida celebrada en la Zarzuela en 2004. “No voy a entrar en estrategias premeditadas de defensa o acusación de casos que ya están en los juzgados. Porque responden a intereses de parte”, dijo este miércoles sin aclarar si estuvo o no en la residencia real con el duque de Palma y su entonces socio.

No negó la regidora el honor “de que los Reyes me hayan invitado a la Zarzuela. Un honor que espero que siga”, agregó sin ocultar su excelente relación con la Casa Real. Y añadió que a lo largo de sus más de 20 años de vida pública ha conocido a muchas personalidades del mundo de la política, de la judicatura o de los empresarios y algunas de ellas se han visto apartadas de su carrera, y puso de ejemplo al juez Baltasar Garzón o al socialista José Blanco.

Con sutilidad, la regidora desacreditó la declaración de Torres —el próximo sábado comparecerá ante el juez Urdangarin—. “Yo no soy abogada, pero puede que una persona que está imputada, mienta, pueda decir lo que quiera. Yo no entro en esa estrategia, aunque se me compare con un avestruz o con una paloma mensajera”, reiteró.

Sobre las informaciones que la sitúan como parte activa y supervisora del convenio suscrito en 2004 entre el Instituto Nóos, CACSA y la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau, Barberá echó mano del argumentario mil veces repetido. “No he firmado ni un solo convenio ni he votado nada en ningún punto ni en ningún lugar. La fundación es de naturaleza privada, lo dicen los servicios de la Intervención General del Estado. Y, por tanto, esta casa [en alusión al Ayuntamiento de Valencia] no ha tomado ninguna decisión al respecto. Les guste o no”.

Una vez más, la regidora acusó a la izquierda de intentar desgastarla políticamente con casos como este. “La izquierda está prácticamente derrotada y tiene una impotencia importante. Lo único que quieren es apartarme de aquí [de la alcaldía]“, arremetió. Los grupos de la oposición piden desde hace meses al Gobierno local que explique su papel es escándalos como Emarsa o Nóos sin ningún éxito. El PP ha aplastado con su mayoría absoluta cualquier iniciativa del PSPV, Compromís o EU.

A diferencia de la Generalitat Valenciana, que se ha personado en el caso Nóos, la Fundación Turismo Valencia no lo ha hecho y esperará a una condena en firme para pedir, si procede, responsabilidades civiles a los condenados.

Y se despidió con su expresión de siempre: “Las cosas son como son y no como les gustaría a algunos. Las dudas que tengan [sobre el Valencia Summit] se las preguntan a la fundación Turismo Valencia”.

El Grupo Socialista en las Cortes Valencianas solicitó una comisión de investigación sobre el caso Urdangarin. La propuesta justifica la petición en que la existencia de representantes públicos valencianos implicados en la trama corrupta perjudica gravemente la imagen de la Comunidad Valenciana y causa alarma social. Esquerra Unida también es partidaria de investigar en el Parlamento las posibles responsabilidades políticas de la Generalitat en el caso Nóos.