Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ripollés pide dejar la escultura que tiró el viento tras “hablar” con ella

“Ahora está terminada, le ha pasado como a las víctimas del terrorismo a la que iba dedicada”, afirma el artista

Escultura de Ripollés, derribada por el viento en Castellón
Escultura de Ripollés, derribada por el viento en Castellón

El artista valenciano Juan Ripollés ha pedido hoy al Ayuntamiento de Castellón que deje tal y como ha quedado ahora la escultura que fue derribada por el viento el pasado sábado. Este lunes, el consistorio ha celebrado una reunión con ‘Ripo’ y un grupo de técnicos para estudiar qué hacer tras el accidente. En el encuentro, el artista se ha descolgado reivindicando no hacer nada. “Me he levantado a las cuatro de la mañana y me he ido a la rotonda y allí he hablado, he estado dialogando con la escultura”, ha dicho hoy en rueda de prensa. Este ‘diálogo’ se ha mantenido hasta las nueve de la mañana. “Después me he dado cuenta de que acababa de terminarla al haberse producido la caída”, ha manifestado.

En su argumentación, Ripollés ha recordado que la obra nació para homenajear a las víctimas del terrorismo. “Mi escultura ha tenido una vida durante un tiempo, le ha pasado como a las víctimas del terrorismo, que de la vida pasan a la muerte. Ahora está más cerca de su origen, porque ha sufrido lo mismo que las vidas humanas”, ha afirmado.

Así, el artista ha insistido en que ha sido el monumento el que le ha hablado. “’Déjame, no me toques’, me ha dicho como un muerto que está enterrado”, ha proseguido su alegato.

“Reivindico que se quede tal y como está, la escultura ya está acabada así, entiendo que no es fácil de entender”, ha dicho en referencia al interés del ayuntamiento de Castellón de volver a montarla. En este sentido, el portavoz del equipo de Gobierno, Miguel Ángel Mulet, ha anunciado que ya se han encargado tres informes para determinar la causa del accidente y especificar el coste de su arreglo. También se han iniciado los trámites para averiguar qué parte se puede atribuir a las aseguradoras.

Según Mulet, la corporación tendrá en cuenta la voluntad del artista, pero evitó pronunciarse al respecto y tan sólo dijo que la decisión sería adoptada en base a las conclusiones de los citados estudios.

“Haré lo que se me pide, si la tengo que rehacer lo haré, pero con dolor”, respondió Ripollés.

La escultura fue inaugurada en 2010 y contó con un presupuesto de 180.000 euros, de los que unos 55.000 fueron desembolsados por el ayuntamiento.