Baltar pagará 26.000 euros a un edil del PP como asesor cultural en pleno ERE

La institución provincial acaba de presentar un ERE para 31 trabajadores

26.000 euros anuales de fondos públicos por dar consejos culturales. En medio del ERE que afecta a 31 trabajadores de la Diputación de Ourense y el proceso judicial abierto contra los enchufes masivos de su padre, Baltar hijo reconoce que ha contratado como asesor de presidencia al portavoz y concejal del PP de Ribadavia, Celso Fernández. Lo hizo en el pleno del organismo celebrado ayer, en el que los populares apoyaron en tromba los enchufes de Baltar padre a pesar de que su propio hijo argumentó el ERE en la “indebida aplicación de contrataciones temporales no justificadas” del exbarón.

El PSOE ya formalizó un recuso de reposición contra la votación de los diputados del PP que rechazó la creación de una comisión de investigación sobre las contrataciones masivas. En el texto detallan hasta 76 personas colocadas en la Diputación que tienen “afinidad o vínculos familiares” con 14 de los 15 diputados baltaristas. Solo se salva el alcalde de Avión, Antonio Montero, el único que podría votar sin incumplir la ley. Tal y como advirtió el secretario de la institución durante esa votación, existe un “deber de abstención” de los diputados. A pesar de ello, hicieron lo contrario y tumbaron la investigación política alzando sus manos en medio de gritos y abucheos. Según el recurso, Baltar hijo tienen grado de parentesco o afinidad con 16 enchufados. Entre ellos su tío, su exmujer o su excuñado. Rosendo Fernández, el número dos de Baltar, ocupa el primer puesto con 18 enchufados.

Baltar reconoció que el PSOE está “en su derecho” de presentar el recurso pero “cree” que votaron “correctamente”. Si el secretario admite el recurso, los votos pasarán a ser computados como abstenciones y la investigación política recibiría luz verde. En caso contrario, los socialistas presentarán una querella para que la votación se repita.

Pero en el enrocamiento continúa. Los baltaristas tumbaron otra moción del BNG en la que solicitaban la dimisión de los diputados que formaban parte de la corporación cuando se realizaron las contrataciones masivas investigadas por el juez. Y además presumieron. Plácido Álvarez, el diputado portavoz que tiene a sus dos hijos colocados en el organismo, aseguró que “no se avergüenza de ninguna de las actuaciones” del exbarón. Está orgulloso de haber sido “copartícipe” de la maquinación continuada de enchufes durante veinte años. “Solo faltaría que no estuviésemos orgullosos” espetó a la oposición.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS