Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios jóvenes de ideología nazi agreden a un menor de 14 años en el Eixample

El adolescente, de origen hindú, recibió un puñetazo que le partió el labio

Su lugar habitual de reunión es la plaza de Castella, en el barrio barcelonés de El Raval. Y desde ahí iniciaron una quincena de jóvenes el pasado lunes una carrera por la zona, profiriendo proclamas racistas y nazis. En el camino, toparon con un niño de 14 años de origen hindú, al que le propinaron un puñetazo en el labio, lo que le obligó a ser atendido en el centro de atención primaria de Manso.

El grupo de atacantes estaba formado por varios hombres y mujeres, algunos de ellos menores de edad, según los Mossos d’Esquadra. Los jóvenes pasaban el rato en la zona bebiendo, cuando a las dos de la tarde decidieron marchar por el barrio haciendo gala de su ideología de extrema derecha. A su paso, iban gritando “Heil Hitler” y “rojos de mierda”, según la dueña de una tienda ante la que se pararon, sin llegar a entrar, informa Paula Salvatella.

A las 14.27, en el pasaje de Sant Antoni Abat, en el Eixample, el grupo se cruzó con un menor, al que agredió, según fuentes policiales. La ambulancia trasladó al chico a un centro sanitario y ayer por la tarde sus padres presentaron una denuncia por lo ocurrido.

Mientras, las patrullas de seguridad ciudadana de la policía catalana ya habían sido alertadas del alboroto. Diversos vecinos y comerciantes habían llamado al 112 al ver el estado y la actitud de los jóvenes, según esas mismas fuentes.

El grupo caminó luego hasta la Facultad de Geografía e Hisotoria de la Universidad de Barcelona (UB), también en El Raval, donde entraron y repitieron de nuevo proclamas nazis.

En un comunicado, las Juventudes de ERC (JERC) del Eixample pidieron “las máximas diligencias posibles a la policía y las instituciones para atrapar a los agresores” del menor. Los servicios de información de los Mossos d’Esquadra tienen identificado al grupo, pero a última hora de ayer no había trascendido ninguna detención. “Entendemos que en una democracia hechos violentos como estos no son tolerables y han de ser combatidos con las máximas garantías”, lamentó la JERC.