Las diputaciones capean la crisis y aumentan sus presupuestos

Las cuentas de los entes provinciales suben hasta un 17%

De izquierda a derecha, Salvador Esteve, presidente de la diputación barcelonesa; Josep Poblet (Tarragona), Carles Torramadé (Girona) y Joan Reñé (Lleida).
De izquierda a derecha, Salvador Esteve, presidente de la diputación barcelonesa; Josep Poblet (Tarragona), Carles Torramadé (Girona) y Joan Reñé (Lleida). JORDI BEDMAR

¿Quién dijo crisis? Las diputaciones consiguen capear la crisis y contar con más recursos para este año. Así lo reflejan los nuevos presupuestos de los entes provinciales que aumentan entre un 15 y un 17%. El motivo es que se incrementan los ingresos provenientes del Estado. Los principales beneficiarios de esta inesperada fortuna (después de sucesivas restricciones presupuestarias en ejercicios anteriores) serán los ayuntamientos, que contarán con más ayudas en un momento en que las cuentas locales se ven muy castigadas por el descenso de ingresos y por los impagos de la Generalitat.

Las diputaciones se nutren básicamente de las transferencias del Gobierno, y más concretamente, del llamado PIE, la Participación en los Ingresos del Estado, que se calcula en base a lo recaudado por los impuestos como el IVA y el IRPF. El Gobierno del PP aprobó este año 2012 una pronunciada subida de estos dos impuestos, cosa que le comportará unos sustanciosos ingresos, que se traducirán en un incremento de las transferencias a otras administraciones, como las diputaciones.

Eso sí, se trata de unos cálculos hechos sobre una previsión de ingresos y la experiencia demuestra que no siempre son acertados. Un excesivo optimismo en la predicción de 2009 provocó en 2011, una vez liquidado los presupuestos, que el Estado reclamara a las cuatro diputaciones catalanas la devolución de 267 millones. Para evitar que estas demandas zarandeen las balanzas provinciales, las administraciones están obligadas a crear un fondo de contingencia. La Diputación de Girona (con un presupuesto de 118 millones, un 15% superior al de 2012) destinará seis millones a este fondo. “Hacer una reserva y tener este dinero en la hucha no nos va a hacer ningún daño” subraya Miquel Noguer, vicepresidente económico de la diputación gerundense. Más cautos se muestran en Tarragona. “No nos gastaremos el incremento presupuestario, no sea que después lo tengamos que devolver”, tercia Benet Jané, responsable del área de Hacienda de la diputación tarraconense, cuyo presupuesto es de 141 millones, también un 15% más.

El ente provincial que este año contará con los balances más holgados es el barcelonés. La ingente Diputación de Barcelona, y sus organismos dependientes, manejarán este nuevo año 741,8 millones de euros, un 16,7% más que el año anterior. Carles Rossinyol, responsable de su área económica, reconoce que los ingresos propios del ente provincial sí disminuirán el próximo año, pero ello no tiene efecto en las cuentas globales, ya que el grueso (casi el 91%) de los fondos de la Diputación proviene del Estado. Rossinyol apunta que los principales beneficiarios de este incremento presupuestarios serán los ayuntamientos (con líneas de créditos sin intereses) y los servicios sociales (aumenta un 18%) o la promoción económica.

En una línea muy parecida se mueven los otros entes provinciales, inyectando dinero a los municipios para ayudarlos a destensar sus tesorerías y reforzando aquellos servicios (sociales y educativos). Desde Lleida reconocen que estos últimos no son “competencia propia” de las diputaciones, pero que se ven obligados a reforzarlos ante la falta de recursos de ayuntamientos y Generalitat. La administración leridana este año destinará una tercera parte de su presupuesto (que se eleva a un total 102,5 millones, un 17,5% más) a dar apoyo a los entes locales, tanto municipio como consejos comarcales, lo que supone un incremento del 20% de la partida en este ámbito.

La Generalitat no paga a las diputaciones

La Generalitat y las cuatro diputaciones firmaron en abril un inédito acuerdo, el Plan Extraordinario de Asistencia Financiera Local, por el cual estas últimas, a modo de banco, prestaban 211 millones para que el gobierno catalán pudiera enjugar parte de la deuda de 550 millones que, a fecha de diciembre de 2011, tenía contraída con los municipios, cosa que estaba asfixiando especialmente a los más pequeños. El crédito, con un interés del Euribor + 1, debía ser retornado antes de final de año, pero no ha sido así, debido a la escasez de fondos de la caja catalana.

Desde la diputación barcelonesa, que es la que más aportó (167 millones), aseguran que se está estudiando formas de devoluciones más cómodas. "Por ejemplo, hacerlo en cuotas mensuales", ejemplifica Carles Rossinyol. Desde Girona, Miquel Noguer añade que tampoco descartan la posibilidad de que Generalitat y diputaciones se perdonen deudas mutuas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50