Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer se autolesiona en Jaén para reclamar una indemnización

La víctima afirma que carece de medios para poder atender a su hijo tetrapléjico

Estrella, una mujer de 58 años, se personó este lunes, una vez más, en la oficina del Banco de Santander de Jaén para exigir el dinero que su familia ingresó hace más de tres años de la indemnización recibida por su hijo Juan Pedro, de 32 años, quien quedó tetrapléjico tras un accidente de circulación. Y, ante la enésima negativa de la entidad bancaria a facilitarle el dinero, la mujer, fruto de la desesperación, sacó unas tijeras que llevaba en el bolso y se pinchó en el cuello. Tuvo que ser trasladada a un hospital de la capital y dada de alta poco después al no revestir gravedad sus heridas.

La rápida intervención de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía –la comisaría se encuentra a escasos metros del banco- evitó un desenlace mucho más trágico. “Reclamaba no ya toda la cuantía, sino una parte para seguir atendiendo a su hijo, ya que se había quedado en paro”, señaló un portavoz del Cuerpo Nacional de Policía de Jaén, que constató el nerviosismo en el que se encontraba la mujer cuando fueron alertados por los empleados del banco.

Al autolesionarse, Estrella quiso llamar la atención de la situación extrema que vive su familia para poder atender a su hijo, postrado en una cama desde que sufrió un accidente de tráfico, del que no fue culpable, el 14 de enero de 2000. La familia de Juan Pedro Cañas, natural de Villargordo (Jaén), decidió invertir los 300.000 euros que recibió de indemnización tras el accidente de su hijo. Ingresaron a plazo fijo el dinero en el Banco Santander y poco después los empleados le propusieron participar en un fondo de inversión que le reportaría jugosos intereses. Sin embargo, un par de años más tarde conocieron que su dinero se había invertido en fondos del estadounidense Bernard Madoff, responsable de un escándalo financiero de grandes dimensiones que le salpicó de forma directa.

“Nos robaron 300.000 euros y estamos en una situación extrema”, reiteró ayer Juan Francisco Cañas, el padre de Juan Pedro. Su caso se conoció en todo el país tras protagonizar una huelga de hambre frente a las puertas del Congreso en noviembre del año pasado, justo antes de las Elecciones Generales, acompañado de José Luis Burgos, un discapacitado catalán también afectado por la estafa de Madoff. Los dos se concentraron posteriormente durante varios días ante la oficina principal del Banco Santander en Jaén sin recibir respuesta alguna. La familia Cañas presentó una querella contra la entidad bancaria que fue admitida a trámite pero que aún está en fase de instrucción. El Banco de Santander no ha querido hacer ningún tipo de declaración al respecto.

La familia de Juan Pedro sostiene que su hijo necesita cada mes medicamentos por valor de 200 euros que no cubre la Seguridad Social, y tampoco tienen dinero para afrontar un posible transplante de células madre con el que intentar su recuperación.