Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig achaca al lanzamiento de objetos la agresión a una mujer en el 14-N

El consejero niega que una pelota de goma impactase en el ojo de la manifestante en Barcelona

Manel Prat, director general de la Policía, junto con el consejero Felip Puig, en la comparecencia en el Parlament
Manel Prat, director general de la Policía, junto con el consejero Felip Puig, en la comparecencia en el Parlament

Prietas las filas policiales. El consejero de Interior en funciones de la Generalitat, Felip Puig, ha restado importancia esta mañana a la agresión que sufrió un menor de 13 años el día de la huelga general del 14 de noviembre en Tarragona al ser golpeado por un mosso d'esquadra que le produjo cuatro puntos de sutura en la cabeza. "Fue un golpe fortuito, involuntario y sin intencionalidad", ha repetida en varias ocasiones durante su comparecencia en la diputación permanente del Parlamento catalán. Puig también ha negado que los Mossos d'Esquadra dispararan una pelota de goma que acabara impactando en el ojo de una manifestante, Esther Quintana, que se encontraba en el cruce de las calles de Casp con el paseo de Gràcia de Barcelona poco antes de las 21 horas del mismo día de la huelga general. El consejero ha insinuado que la herida de la mujer pudo estar ocasionada por "algún objeto" que arrojaban en ese momento supuestos alborotadores.

En cuanto a la lesión del menor, el consejero cree que lo que ocurrió en realidad fue que la porra del policía rebotó en el suelo y por eso impactó en la cara del menor, cuando se econtraba en la acera protegido por su madre. Una versión que ya sostuvo a las 24 horas de los incidentes. Una joven que presenció los hechos recriminó la acción a los mossos y también fue golpeada, según recoge una grabación que han inundado la red. "Las imágenes incomodan y enojan", ha admitido el consejero, aunque ha justificado la orden de dispersión dada aquél día y que fue previa a la agresión del menor. Al dia siguiente de producirse los hechos, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, dijo que la actuación policial había sido un error. Puig anunció la apertura de una investigación que ahora ha quedado paralizada a la espera de que se resuelva la denuncia presentada por la familia del menor. Lo que sí ha admitido el consejero de Interior en funciones es que la actuación de esos policías fue "desproporcionada" y que no se ajusta a los protocolos, aunque en otro momento ha recordado que el menor "estaba allí" con su madre, participando en la protesta.

Puig ha vuelto a insistir en que los mossos no tienen nada que ver con la lesión que sufrió Esther Quintana tras la manifestación de Barcelona. La afectada ha grabado un vídeo donde explica los hechos de la pelota de goma. "No se tiraron pelotas de goma y desconocemos qué impactó en la cara de esta mujer", ha dicho Puig. Los diputados han insistido en sus preguntas y ha vuelto a ser más contundente. "Ese día no se tiró ni una sola pelota de goma". En una de las respuestas, el consejero ha dicho que en ese momento y en ese lugar otras personas arrojaban objetos contundentes. Sin precisar nada más.

La oposición ha cargado en bloque contra Puig por su intervención exculpatoria de los Mossos, con la excepción de CiU y del PP, que le ha reprochado a Puig que la policía no protegiera de manera suficiente la Jefeatura Superior de Policía de Barcelona y dos furgonas policiales acabasen ardiendo. El consejero también ha justificado la actuación de los Mossos d'Esquadra diciendo que se ofreció ayuda al Cuerpo Nacional de Policía el día de la huelga general y la rechazaron con el argumento de que tenían protegido con cadenas el perímetro del edificio policial. Por la tarde se retiraron las cadenas y no se avisó a la Generalitat, ha dicho Puig, quien ha aprovechado para cargar contra la Delegada del Gobierno en Cataluña, María Llanos de Luna, por las estimaciones que hace de los asistentes a las manifestaciones, entre otros motivos.

Xavier Sabaté (PSC) ha reprochado a Puig que los Mossos se centraran el día de la huelga general en proteger determinados edificios para que pudieran abrir y minimizar así el impacto de la protesta y ha acabado reclamando de nuevo su dimisión. Josep Vendrell (Iniciativa-Esquerra Unida) ha cuestionado las explicaciones del consejero y ha reclamado que los Mossos dejen de disparar pelotas de goma, como ha hizo la policía autónoma vasca tras la muerte de un manifestante en una celebración deportiva. Puig se ha comprometido a abordar esa cuestión en la legislatura que se iniciará dentro de unos días.

Joan Puigcercós (ERC) ha recordado que en los últimos años han perdido la visión de un ojo un total de siete personas por pelotas de goma disparadas por los Mossos, a lo que Puig ha replicado que solo dos de estos casos han sido con gobiernos de CiU. También ha justificafdo su ausencia pública el día de la huelga general con el argumento de que se estaba en plena campaña electoral catalana y que no se malinterpretara su aparición porque él era candidato por CiU.

En otro momento el consejero ha llegado a preguntar a la oposición, con la displicencia que emplea en ocasiones, si estaban del lado de los pacíficos o de los violentos, a lo que Vendrell ha respondido que la duda le parecía un insulto. "Con quién no estamos es con la impunidad policial", ha remachado el diputado ecosocialista.