Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizado un segundo bebé congelado en una casa de Sevilla

Los agentes encuentran al pequeño en un frigorífico diferente al que hallaron el primer niño

La madre dice que no recuerda ese embarazo

La Guardia Civil conduce sobre las 14.50 de este martes a Sara L. H., la madre del bebé encontrado muerto en el congelador, a su casa en Pilas para que declare sobre el segundo cuerpo hallado en similares circunstancias. Ampliar foto
La Guardia Civil conduce sobre las 14.50 de este martes a Sara L. H., la madre del bebé encontrado muerto en el congelador, a su casa en Pilas para que declare sobre el segundo cuerpo hallado en similares circunstancias.

Macabro suceso en un pueblo sevillano. Un hombre ha encontrado esta mañana un bebé en un congelador de su casa de Pilas (Sevilla) después de que hace dos semanas hallara un primer recién nacido. Desde entonces, su esposa está en prisión preventiva acusada de asesinato con alevosía y se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico, pendiente de diagnosticar. La pareja tiene una hija de 14 años y un hijo de 11 años, y la mujer está ahora embarazada de siete meses. El hombre ha alertado sobre este segundo hallazgo por la mañana y tras acudir el juez para levantar el cadáver, la mujer ha sido trasladada a su casa desde la cárcel para presenciar el registro de la vivienda. Por la tarde, la Guardia Civil ha registrado tres viviendas de la familia de la madre para descartar nuevas víctimas en este caso. Al cierre de esta edición, los registros no habían dado resultado, pero mañana está previsto que continúen.

“Hablamos de la ocultación de tres gestaciones. Cuesta trabajo entenderlo”, han comentado fuentes del caso. La secuencia ha sido muy similar a la del pasado 9 de noviembre. El hombre encontró el bebé en un congelador ubicado en un pequeño cuarto junto al salón de la casa y avisó angustiado a un familiar. La mujer ha declarado que no recuerda ese embarazo. Hace dos semanas su marido halló el otro recién nacido en el congelador del frigorífico envuelto en unos plásticos. El secreto de sumario oculta de momento una respuesta clave: ¿Por qué no se ordenó un registro que peinara la vivienda si la acusación era por asesinato? Fuentes policiales han alegado que el primer día solo recibieron la orden del levantamiento del cadáver.

Existen muchas incógnitas para explicar cómo la mujer, de 34 años e iniciales S. L. H. y que trabajaba como cuidadora en un centro para ancianos, pudo ocultar a su propia pareja tres embarazos. La imputada tiene una complexión normal. “Parece absurdo, pero nadie, ni el juez ni la secretaria ni su abogado se dieron cuenta de su avanzado embarazo durante su declaración judicial”, han resaltado fuentes del caso.

En su primera declaración, la mujer admitió haber parido el bebé, pero negó haberlo matado porque siempre creyó que había nacido muerto. La acusada alegó que lo guardó en el congelador “para no desprenderse de él”, informa Efe. Lo cierto es que su marido no está detenido de momento y tenía previsto enterrar esta semana al primer bebé hallado, puesto que las pruebas de ADN habían confirmado que el recién nacido era hijo suyo, según dichas fuentes. Durante los registros de este martes no ha habido un careo entre marido y mujer.

La autopsia del segundo bebé está prevista para esta semana tras el descongelamiento del pequeño. La primera autopsia determinó que el bebé nació vivo y por ello el juez Jaime David Fernández le acusó de asesinato. El alcalde de Pilas, Jesús María Sánchez, ha lamentado que su localidad haya pasado a “la historia negra de sucesos de este país”.