Chailly dirige ‘La Bohème’ y la ‘Novena’ de Beethoven en el Palau de les Arts

El gran director debutará al frente de la orquesta de la ópera cuyos trabajadores reciben el apoyo del público a su protesta

Ensayo de la 'Bohème', que digirá Chailly en el Palau de les Arts.
Ensayo de la 'Bohème', que digirá Chailly en el Palau de les Arts.

El director Riccardo Chailly protagoniza la oferta lírica y sinfónica de diciembre en el Palau de les Arts Reina Sofía, donde se pondrá al frente de la Orquestra de la Comunitat Valenciana (OCV) para interpretar La Bohème, de Puccini, y la Novena Sinfonía de Beethoven.

Según informa la Generalitat, el maestro milanés debutará al frente de la Orquestra de la Comunitat el domingo 2 de diciembre, con La Bohème, de Giacomo Puccini, la primera nueva producción del centro de artes valenciano de la temporada 2012-2013.

Además, Chailly inaugurará ese mismo mes el ciclo de conciertos sinfónicos en el Auditori, con un concierto en el que dirigirá a la OCV y al Cor de la Generalitat Valenciana.

El actual titular de la Gewandhausorchester de Leipzig se encuentra inmerso en los ensayos de la ópera de Puccini, que se presenta en un montaje del turinés Davide Livermore.

Encabezan el reparto del espectáculo la soprano israelí Gal James (Mimì) y el tenor venezolano Aquiles Machado (Rodolfo), acompañados de la soprano valenciana Carmen Romeu (Musetta), los italianos Massimo Cavalletti (Marcello), Gianluca Buratto (Colline), Matteo Peirone (Benoît) y Andrea Snarski (Alcindoro). Completan el elenco los artistas del Centre de Perfecionament Plácido Domingo Mattia Olivieri (Schaunard) y Pablo García López (Parpignol).

Reconocido como uno de los grandes maestros de las últimas décadas, Chailly ha editado recientemente su "revolucionaria" integral de Beethoven con la Gewandhausorchester de Leipzig, señalan las mismas fuentes.

La grabación de la obra sinfónica del compositor alemán ha recibido el aplauso de la crítica, además de numerosas distinciones, entre ellas el prestigioso premio francés Orphée d'Or por su Novena.

El maestro milanés ofrecerá esta misma obra los días 14 y 16 de diciembre, en el Palau de les Arts, con las voces solistas de Julia Bauer, María José Montiel, Steve Davislim y Rudolf Rosen. El día 19 dirigirá este concierto en el Auditorio de la Diputación de Alicante.

Riccardo Chailly se suma así a la relación de grandes batutas que han dirigido a la Orquestra de la Comunitat Valenciana desde su fundación, en la que figuran Valeri Guerguiev, Lorin Maazel, Zubin Mehta y Georges Prêtre.

Nacido en el seno de una familia de honda tradición musical, Riccardo Chailly estudió en los conservatorios de Perugia, Roma y Milán, y con Franco Ferrara en los cursos de verano de Siena.

El antiguo asistente de Abbado

Con 20 años se convirtió en asistente de Claudio Abbado en la Scala de Milán, donde hizo su debú operístico en 1978, un éxito que le valió el interés de las plazas líricas más relevantes del mundo como el Metropolitan de Nueva York, el Covent Garden de Londres y las óperas de Múnich y de Zúrich, entre otras.

Chailly ha dirigido las filarmónicas de Berlín, Londres, Múnich, Nueva York y Viena, y las sinfónicas de Chicago, Cleveland y a la Orquesta de Filadelfia.

Debutó con la Concertgebouw de Amsterdam en 1985, para ser designado su titular en 1988 y, en 2002, director emérito. Con esta formación, ha realizado giras por los festivales europeos de mayor prestigio. En 2005, se convirtió en titular de la Gewandhausorchester, así como en director musical de la Opera de Leipzig.

Sus grabaciones han sido galardonadas en los premios de mayor renombre en Europa, Estados Unidos y Japón. Asimismo, Riccardo Chailly ha recibido las más altas distinciones por su trayectoria en su Italia natal, Francia, Holanda y Reino Unido.

El pública agita el manifiesto

EFE

El público que asistió a la última función de Rigoletto, la ópera con la que el Palau de les Arts de Valencia ha iniciado la temporada 2012-2013, apoyó las reivindicaciones de los trabajadores y agitó el manifiesto contra los recortes de la Generalitat en cultura.

Según informaron fuentes del comité de empresa, durante la última representación de Rigoletto, celebrada el sábado por la noche, los trabajadores siguieron con las protestas por la falta de información ante la creación del nuevo organismo CulturArts y el posible despido del 40% trabajadores de los diferentes organismos culturales de la Generaltat, entre ellos el Palau de les Arts.

Las acciones de protesta realizadas el sábado fueron el reparto entre los asistentes del manifiesto en apoyo de la cultura y ofrecer al público un tablón en el que poder escribir frases de apoyo a los trabajadores.

El director musical del Palau de les Arts, Omer Meir Wellber, fue el autor de uno de estos escritos, en el que agradecía a todos los trabajadores, músicos y técnicos, "la profesionalidad demostrada en la ejecución de su trabajo en estos tiempos tan difíciles".

La orquesta también obsequió al público poco antes de iniciar la ópera con un breve fragmento musical y el público correspondió en la última función de Rigoletto con una ovación cerrada.

"Tanto en el foso de orquesta, como en los palcos y en la platea, todos, músicos y público, agitaban el manifiesto contra los recortes, mostrando así la voluntad de seguir disfrutando de la magia de la ópera", han señalado las mismas fuentes.

El comité de empresa espera que este tipo de protestas "tenga consecuencias positivas y hagan reflexionar sobre cómo gestionar un modelo de ahorro que no signifique el recortar en cultura, recortar en personal y sobre todo, el conseguir un modelo de gestión viable".

Los trabajadores del Palau de les Arts están estudiando realizar nuevas acciones de protestas para el estreno de La Bohème, el próximo 2 de diciembre.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50