Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herrera pide a ERC que “las izquierdas no invistan a Mas”

ICV-EUiA logra 13 escaños, los mejores resultados de su historia

A la derecha, el candidato de ICV-EUiA a la presidencia de la Generalitat, Joan Herrera, comparece tras conseguir 13 escaños.
A la derecha, el candidato de ICV-EUiA a la presidencia de la Generalitat, Joan Herrera, comparece tras conseguir 13 escaños. EFE

Desde el inicio de la campaña, Iniciativa per Catalunya-Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA) fio un buen resultado a una traducción en las urnas del malestar callejero por la crisis. Tanto Joan Herrera como Joan Mena, las cabezas visibles de los dos partidos, no dejaron pasar mitin alguno sin convocar a la marcha y pedir el voto “indignado”. Eso sí, nunca le pusieron números a esa expectativa. El efecto del golpe los ha llevado a obtener los mejores resultados de la historia de la coalición: 13 escaños —diez por Barcelona y representación en el resto de provincias— y 352.015 votos, 121.000 más que en las pasadas autonómicas con el 98,9% de los votos escrutados. Eso sí, queda la pregunta de si la capitalización del descontento fue la esperada. El primer llamamiento de Herrera fue a la creación de un bloque de izquierdas que siempre ha reivindicado: “Queremos hacer un frente contra los recortes y la austeridad. Queremos que las izquierdas no invistan a Mas”, en un llamamiento implítico a ERC.

El planteamiento de Herrera es sencillo. Es como si alguien quiere quedar con sus amigos, los llama para organizarlo todo. La pregunta es si en realidad Iniciativa tocará a la puerta de la CUP, ERC o la de los socialistas para intentar un bloque de izquierdas. Herrera dijo anoche que lo haría.

Iniciativa siempre ha considerado su espacio natural reivindicaciones como las de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca o la de las camisetas amarillas en defensa de la escuela pública. Su quehacer en el Parlament siempre ha consistido en denunciar los recortes y dar voz a esos colectivos. No es de extrañar por ello que su segundo anuncio publicitario fuera grabado durante el 14-N.

“El plebiscito que han planteado algunos ha decidido que la gente no quiere más recortes ni más insensibilidad”, dijo ayer Herrera rodeado de los candidatos electos por Barcelona. El presidente de ICV, Joan Saura, no estaba.

“Los recortes han perdido las elecciones”, aseguró por su parte Joan Nuet, coordinador de Esquerra Unida. Y es que entre las filas ecosocialistas la gran noticia era el batacazo de CiU. Lo consideran una victoria de campaña, el resultado de lograr llevar el debate electoral al campo de los problemas sociales. “Artur Mas ganó las elecciones, pero perdió sus objetivos políticos”, remachó Herrera. El mensaje de ICV-EUiA siempre consistió en atacar tanto al PP como a CiU. Junto con los socialistas madrileños, los bautizó como “la troika”. En campaña, ICV-EUiA primó el mensaje de denuncia de la crisis y del mantenimiento de “los privilegios a los ricos y poderosos” ante la cuestión independentista. Ayer, sin embargo, envió un mensaje a Convergència: “Si se aguanta el derecho a decidir es por los otros, no por CiU”.

Herrera defendía la pluralidad de los suyos respecto a la soberanía —hay independentistas, confederales y federales dentro de ICV-EUiA— pero nunca fue contundente con lo que él pensaba. Este equilibrio retórico es seguro una de las razones por las cuales los ecosocialistas no lograron pescar votos entre los votantes que abandonaron a los socialistas. En sus últimos días, Herrera intentó ir a por el voto catalanista del PSC, especialmente después del buen debate a siete que tuvo. También intentó ir a por el voto indeciso y el nuevo. Este, al parecer, se fue a la CUP. A pesar de ello, ICV-EUiA logró dos escaños más por Barcelona y recuperó el de Lleida, que el PP le había raptado en el último minuto en las pasadas elecciones.

Iniciativa logró grandes resultados en el cinturón rojo del Área Metropolitana y de hecho ha estado cerca de obtener un diputado más por Barcelona. En la capital catalana, la distancia con el PSC ha sido solo de algo más de 2.000 votos. Hace dos años fue el doble. Herrera también presumió especialmente del resultado en el distrito de Sant Martí, donde vive con su pareja y su hijo. “Somos la segunda fuerza allí”, declaró. En L'Hospitalet logró doblar el voto.

Otro de los discursos en los que Herrera intentó hacer girar su campaña fue el de crear una nueva alternativa de izquierdas, una Syriza a la catalana, emulando la coalición de izquierdas que en Grecia desbancó a los socialistas griegos en el Parlamento. En campaña esta idea se vio reforzada con la participación en campaña de Alexis Tsipras, el líder del partido griego.

Más información