Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bus de campaña de SI no paga los peajes; ERC, sí

Los dos partidos auspiciaron la campaña #novullpagar

Solidaritat Catalana per la Independència (SI) ha decidido extender su oposición a los peajes a esta campaña. Firme a sus principios, la furgoneta que lleva a los periodistas hasta los mítines que se celebran en diferentes puntos del territorio catalán no paga las tasas de las autopistas. El partido liderado por Alfons López Tena fue uno de los principales difusores de la iniciativa #novullpagar (#noquieropagar), a través de la cual animaba a los ciudadanos a negarse a abonar los peajes de las autopistas catalanas. Según López Tena, el pago por la construcción de las autopistas estaba amortizado “hasta treinta, cuarenta e incluso cincuenta veces” y no existía ninguna normativa que obligase a los conductores a abonar dichas tasas, que además significaba un agravio comparativo con otros territorios españoles, donde apenas hay peajes.

A lo largo de esta campaña, la furgoneta de Solidaritat ha recorrido gran parte de la geografía catalana, visitando lugares como Manresa, Girona, Lleida, Reus, Balaguer, Sant Feliu de Llobregat, Granollers, Terrassa o Tarragona, hasta recorrer casi 1.900 quilómetros. Lo más curioso: sin pagar ningún peaje. Según los cálculos de la Agencia Catalana de Noticias, la caravana de campaña ha dejado de abonar 130 euros. Ahora está por ver si también conseguirán evitar el pago de las multas correspondiente.

Esquerra (ERC) que también se apuntó, aunque más tarde, a la moda de la insumisión ante los peajes, ha decidido pagar religiosamente las tasas. Curiosamente, el bus de campaña republicano es el que más quilómetros ha recorrido durante estas dos semanas, cerca de 2.500, ya que tradicionalmente es el partido que más actos fuera de la conurbación de Barcelona realiza. No obstante, ERC no se ha arriesgado, o no ha considerado necesario hacerlo, a optar por no pagar los peajes. Al contrario, incluso a veces la caravana ha optado por itinerarios de peaje, aún existiendo vías gratuitas. Un ejemplo: el miércoles el mitin se realizó en Lleida y se optó por la autopista de pago AP-2, cuando paralelamente existe la A-2 que es gratuita y más directa.