Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El milagro de las luces

Trias iluminará 10 kilómetros más de calles en Navidad con menos presupuesto que en 2011

Una de las luces navideñas en el paseo de Gràcia.  carles ribas
Una de las luces navideñas en el paseo de Gràcia. / carles ribas

La campaña de Navidad de este año en Barcelona tendrá más calles iluminadas, durante más días y más horas. Y... con menos presupuesto. Ese es el cuadro que presenta el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, al explicar el empeño del Consistorio en animar las calles con el convencimiento de que más luz incita a comprar más. Barcelona iluminará 77 kilómetros de calles, 10 más que el año pasado. Con un coste de 1.416.000 euros, 60.000 menos que lo que se destinó en 2011. La campaña se inicia el próximo jueves y se prolongará hasta el Día de Reyes. Es decir, 15 días más que el año pasado.

Cómo se consigue iluminar más calles —el total será de 390 tramos— durante más días y con menos dinero que el año pasado no queda demasiado claro. ¿Se ha ajustado el precio de los instaladores? ¿El material es más económico? Un portavoz municipal solo matiza que se producirá alguna “rotación de luces” y que se han modificado el diseño de los adornos en algunas calles, entre ellas la avenida Diagonal y Gran de Gràcia. Las que se suman este año a la iluminación son las de los ejes comerciales de Cor Eixemple, la zona de Fort Pienc y calles del barrio del Carmel.

La mitad de la aportación municipal —los 1.416.000 euros— es una subvención a los ejes comerciales. Y la Fundación Barcelona Comercio aporta un millón de euros a la campaña, parte de los cuales se destinan a la pista de hielo de plaza de Catalunya. La factura del consumo de la campaña va a cargo del Ayuntamiento.

A la lluvia de luz se suma este año la torre Agbar que hará un espectáculo de animación en su fachada que se convertirá en un árbol navideño.

Este año el Ayuntamiento recupera la instalación de un gran abeto en el Portal del Àngel, algo que se hizo durante décadas frente a los almacenes de Can Jorba. Y los 10 distritos de la ciudad también tendrán abetos naturales en lugares céntricos. El de Ciutat Vella se instalará en la plaza de Salvador Seguí. Además de la iluminación, el Consistorio aportará 950.000 euros a una campaña de comunicación con mensajes que animen al ciudadano a las compras.

La encendida de las luces se realizará el próximo jueves en el eje comercial de Creu Coberta.

En cuanto a la pista de hielo —defendida con entusiasmo por Trias y que para sectores de vecinos es toda una apropiación del espacio público—, el coste de la instalación de este año será de 750.000 euros —50.000 más que el año pasado— y lo afronta la Fundación Barcelona Comercio. También es algo más grande: casi 1.400 metros.

La instalación —que se inaugurará oficialmente el miércoles— se abrirá al público el viernes con un sistema de descuentos para quienes hagan compras en las tiendas de Barcelona Comerç.

No todo son mensajes que inciten al consumo y las compras. Barcelona tendrá este año un “galet solidario”. Se trata de una pulsera con el símbolo del galet, que se venderá a dos euros a través de los periódicos, en las tiendas de centros comerciales, en las oficinas de Turisme Barcelona y en los puestos de los mercados municipales.