Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio por una reyerta a tiros entre familias en el Besòs

La fiscalía pide 26 años de cárcel para un hombre por matar a un hombre de un disparo de escopeta

Las peleas de un matrimonio enturbiaron las relaciones entre las familias de ambos, de etnia gitana. En octubre de 2005, José Manuel F. se dirigió a un bar de la Rambla Prim para arreglar las cosas a su modo. Se inició una discusión tremebunda entre ambas familias. Unos minutos más tarde, José Manuel se fue a su casa y volvió a la calle armado con una pistola. Lo mismo hizo Antonio C. con su escopeta. Ellos dos, junto a otros miembros de sus familias, se vieron las caras armados en una plazoleta del barrio del Besòs, donde dirimieron a tiros la disputa.

Con la intención de “matar a algún miembro” de la otra familia, según el fiscal, Antonio C. “se colocó tras unos contenedores y disparó en numerosas ocasiones”. Frente a Antonio y los suyos, parapetados tras un kiosko situado a diez metros de distancia, se situaron José Manuel y los miembros de su clan, que dispararon con la misma intención.

Antonio C. fue más certero: un solo disparo con proyectil múltiple alcanzó a un hombre de la familia rival, que falleció. Se le localizaron 142 heridas por todo el cuerpo. El acusado hirió a la mujer del fallecido y también a José Manuel. Ambos se sientan esta semana en el banquillo de los acusados. La fiscalía pide para Antonio 26 años de cárcel por tres delitos de homicidio, uno de ellos consumado. La pena solicitada para José Manuel —que también hirió a otra persona— es de nueve años, siete por intento de homicidio y dos más por tenencia ilícita de armas.