Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a los organizadores de la fiesta de Halloween del Madrid Arena

El edil madrileño Pedro Calvo declarará “en principio, en calidad de testigo”

El magistrado Eduardo López Palop, que investiga los sucesos de la fiesta Thriller Musica Park celebrada en el Madrid Arena en la que fallecieron cuatro jóvenes, ha anunciado su intención de citar a declarar como imputado al gerente de la empresa Diviertt, Miguel Ángel Flores, como organizador del evento. El juez también interrogará en calidad de imputados a los representantes legales de las empresas que se encargaron de la seguridad durante el concierto: Seguriber y Kontrol 34, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Además, el magistrado López Palop, que es el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, ha solicitado al Ayuntamiento de la capital “que con carácter inmediato” comunique qué Concejalía es la encargada de tramitar la cesión de los locales municipales para este tipo de eventos, con la intención de citarle, “en principio, en calidad de testigo”. El edil responsable de la sociedad municipal Madrid Espacios y Congresos, que fue quien alquiló el Madrid Arena a la empresa Diviertt, es el delegado de Economía del Ayuntamiento, Pedro Calvo.

La decisión del juez se produce en medio de un cruce de acusaciones entre los responsables de las tres empresas implicadas y el propio Ayuntamiento. Todas ha eludido ser la responsable de la seguridad del evento.

Mientras el Consistorio encabezado por Ana Botella indicó que el control en el interior del concierto corría a cuenta de Diviertt, el gerente de este última sociedad, Miguel Ángel Flores, apuntó a la culpabilidad de la firma Seguriber. Por el contrario, una portavoz de Seguriber resaltó que fue la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos quien les contrató para gestionar “exclusivamente” la seguridad exterior de estos recintos con un dispositivo permanente durante todo el año. Según esta versión, Seguriber no fue contratada por la empresa organizadora para el control de acceso y la seguridad en el interior del evento del Madrid Arena, “y por tanto, no era la responsable”.

“Las funciones de control de acceso, comprobación de edad de los asistentes o control de aforo eran responsabilidad de la empresa de seguridad contratada por Diviertt, el organizador”, indicó Seguriber.

Al contrario, tanto Miguel Ángel Flores, el organizador del evento, como los responsables de otra sociedad, Kontrol 34, apuntaron hacia el Ayuntamiento de Madrid y a Seguriber como los responsables de la seguridad interior.

En cuanto al orden público, Diviertt especificó que corresponde a la Policía Municipal garantizar "el orden público y la seguridad en los aledaños del recinto donde se produjo un botellón multitudinario”. Además, la empresa de Flores apunta que Seguriber era la empresa que tenía la competencia “exclusiva y excluyente” en la seguridad integral del recinto del Madrid Arena. Según este versión, Diviertt quiso, a voluntad propia, "contratar los servicios de la empresa de selección Kontrol 34, que proporcionó al evento a 63 controladores".

Por otra parte, el magistrado tiene intención de llevar a cabo hoy martes la inspección ocular del recinto acompañado por representantes de la Fiscalía, la Policía Científica y miembros de la Brigada de Homicidios que se encarga de la investigación de los hechos, así como de tres agentes, dos policías nacionales y un policía municipal que la noche del suceso, fuera de servicio, se encontraban en el pabellón. Además, y con el objetivo de conocer el número de asistentes al acto, el magistrado ha encargado a la Policía Científica que haga una simulación mediante ordenador para establecer el número de personas que caben en el Madrid Arena y las que realmente había.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información