Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez perfila su mensaje y Jorquera marca distancias

Debate de guante blanco entre los candidatos socialista y nacionalista

Pachi Vázquez y Francisco Jorquera antes de comenzar el debate
Pachi Vázquez y Francisco Jorquera antes de comenzar el debate EFE

En un debate extraño, en ausencia del auténtico rival, que no es otro que Alberto Núñez Feijóo, los candidatos a la presidencia de la Xunta de PSdeG-PSOE y Bloque Nacionalista Galego (BNG) aprovecharon el horario de máxima audiencia televisiva para entrar en los detalles de su programa. Sin que la moderadora de la Televisión de Galicia (TVG) pudiera conducir la discusión por terrenos resbaladizos, debido al sistema pactado por los partidos, el segundo cara a cara —tras el que enfrentó el pasado lunes al presidente y candidato a la reelección por el PP, Alberto Núñez Feijóo, y al socialista Pachi Vázquez— acabó en las consabidas tablas, como no podía ser de otra manera. El nacionalista Francisco Jorquera no desaprovechó la ocasión para desmarcarse de decisiones adoptadas por los socialistas en los últimos tiempos, como la reforma de la Constitución, hace ahora un año, para fijar un límite de déficit y otorgar prioridad absoluta al pago de la deuda. Pachi Vázquez, el aspirante a la presidencia por el PSdeG, evitó esas críticas y se limitó a a replicar ofreciendo su colaboración al BNG para “todo lo que beneficie a Galicia”.

El primero de los apartados del debate de anoche, el dedicado a la economía, resultó el más animado de los tres. Lo abrió Pachi Vázquez con un primer mandoble a Núñez Feijóo, después de que EL PAÍS desvelara ayer un informe del Consello de Contas que revela que la Xunta camufló sus cuentas en 2010 para ocultar un déficit de más de 400 millones de euros. Ese documento “contradice todo lo dicho por Feijóo”, al que el candidato socialista acusó de engañar a los gallegos. Como en el caso de los contratos de la petrolera mexicana Pemex con astilleros gallegos, que Feijóo dijo el pasado lunes que no puede mostrar en público, otra vez la credibilidad del presidente gallego fue puesta en entredicho por Pachi Vázquez.

Francisco Jorquera se centró menos en Feijóo y más en explicar las propuestas de Gobierno del BNG, como la de un nuevo modelo de financiación, similar al concierto vasco, o la creación de una banca pública. Y, por supuesto, el líder nacionalista se comprometió sin fisuras a abandonar las políticas de recortes, “esa senda que inició Zapatero”, subrayó.

Vázquez apostó mientras por convertir el Igape, el instituto de promoción económica de la Administración gallega, en un verdadero organismo dedicado a créditos y finanzas, similar a que funciona en Andalucía. Se trataría, según el socialista, de que el instituto repartiese “ crédito directo a pequeñas y medianas empresas”. No se opuso Pachi Vázquez a la creación de un banco público, una de las reivindicaciones más insistentes del BNG, y coincidió con Jorquera en que la financiación autonómica es “la clave”. Pero el candidato nacionalista no dejó escapar la ocasión para afear al PSOE su voto en contra en el Congreso de los Diputados de una proposición de ley del Bloque para evitar que Novagalicia Banco pueda ser entregada a inversores privados después de haber sido saneada con fondos públicos.

La financiación autonómica volvió a conducir el debate a la la necesidad de que Galicia reciba más fondos, una ocasión que se perdió en la anterior legislatura porque, según coincidieron Jorquera y Vázquez, Feijóo prefirió situarse antes “al servicio del PP que al servicio de Galicia”. El candidato nacionalista consideró que sin ese nuevo modelo de financiación “es imposible desarrollar políticas sociales y atender la sanidad y la educación”, que fueron consideradas materias prioritarias para ambos. “No puedo estar más de acuerdo”, resolvió Pachi Vázquez, que prometió una ley para blindar el gasto sanitario y educativo como la que tumbó el PP esta legislatura. “Hay que invertir cada año más” en bienestar y servicios sociales”, agregó. En el último bloque, el de autogobierno, Vázquez y Jorquera pisaron también caminos similares. En este caso, para situar las competencias de Galicia “al mismo nivel que las de Cataluña y el País Vasco”, y para combatir “la recentralización”. El turno de despedida lo aprovechó el nacionalista para apostar por la “doble oportunidad” del 21-O: “Poner fin al peor Gobierno de la historia de Galicia y plantar cara a los recortes de Rajoy”. Y Vázquez, para abogar por un gobierno “de progreso”, un guiño final a su teórico contrincante.