Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ascer reta a Fabra a actuar para eximir de la tasa de gas a la cerámica

Para la patronal del sector el impuesto pone en peligro el negocio en los mercados emergentes

Joaquín Piñón, presidente de Ascer (segundo por la derecha) con los vicepresidentes Francisco Ramos, Vicente Nomdedéu y José Castellano.
Joaquín Piñón, presidente de Ascer (segundo por la derecha) con los vicepresidentes Francisco Ramos, Vicente Nomdedéu y José Castellano.

La dirección de la patronal del sector cerámico Ascer instó ayer al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y al resto de diputados nacionales a hacer valer el peso político de la Comunidad Valenciana y los 1,4 millones de votos para lograr que el azulejo sea eximido de pagar la nueva tasa al gas que supondría 30 millones de sobrecoste y, según Ascer, el cierre de empresas por las pérdidas que conllevará el nuevo impuesto.

Ayuntamientos del triángulo azulejero, la Diputación, la Cámara de Comercio y demás organizaciones empresariales y representantes políticos han reclamado públicamente que la anunciada tasa al gas natural no afecte al azulejo por el “duro golpe” que implicaría para una industria. El pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad de energía que prevé el nuevo gravamen al consumo de gas y ahora, desde Ascer, instan a Alberto Fabra y a los diputados a evitar el impacto sobre el sector en el trámite parlamentario. “La Comunidad Valenciana aporta 1,4 millones de votos y queremos que nuestros diputados nos defiendan en Madrid”, dijo el presidente, Joaquín Piñón.

Para el presidente de la patronal no cabe duda de que se trata “de una decisión política más que técnica” y apuntó que Fabra debería ir a Madrid y “hacer valer” el peso de los votos: “Se trata de un cambio de cromos”.

Piñón: “No se puede matar a los sectores exportadores”

El presidente de la patronal cerámica Ascer, Joaquín Piñón, alertó ayer de que la aprobación de la tasa al gas que implica pagar 2,5 euros más por megavatio consumido (unos 30 millones más en total) no sólo pone en peligro la viabilidad de las empresas del sector sino que supondrá la pérdida a medio plazo de los mercados emergentes. “Ahora exportamos el 70% de la producción y no podemos repercutir este aumento en los precios porque nos veríamos desplazados en otros mercados en los que competimos con otros países”, dijo.

Piñón se refirió al aumento de las exportaciones (de casi un 11% en el primer semestre del año) y destacó que esto se debe principalmente al aumento de ventas en las zonas del Magreb y de Oriente Medio. Unos mercados donde lo que se compra es azulejo de precio bajo. “Perderíamos en un plazo medio ese mercado”, destacó. Para el presidente de la patronal la medida “es un gran error porque no se puede matar a los sectores exportadores”.

La patronal descarta

que el Consell

compense la tasa

Piñón, que compareció ayer junto a los tres vicepresidentes de Ascer, cargó contra la nueva tasa pero manteniendo siempre una postura de crítica moderada frente al Gobierno de Mariano Rajoy. “Ellos buscan solucionar su agobio momentáneo y lo pagamos todos”, dijo. “Dicen que es para solucionar el déficit tarifario pero el sector azulejero no lo ha creado y no comprendemos porqué tiene que pagarlo”, apuntó. Cabe recordar que los beneficios conjuntos del sector en 2010 fueron de 32 millones, así que el sobrecoste estimado implicaría que el azulejo, que emplea a 12.500 personas en la actualidad, entraría en pérdidas.

La presidencia de Ascer lucha ahora para que los políticos enmienden el texto en la fase parlamentaria y logren eximir a las empresas de esta subida. Descartan una posible compensación por parte del Gobierno valenciano: “La Generalitat también tiene que recaudar y es impensable que nos pueda desgravar la subida”. Junto al argumento económico, desde la patronal insisten en que la industria, asentada principalmente en la provincia de Castellón, “no puede ahorrar más gas en la producción” y que esto debería valer para ser excluidos de la tasa.

La patronal insiste en que el efecto de la tasa sobre la industria “no será fruto de las condiciones del mercado o de su capacidad competitiva”, sino de “una medida arbitraria de la Administración”. “Es impensable que un ministro de Industria no apoye a la industria”, apuntó el vicepresidente José Castellano.

El Partido Popular

de Castellón pedirá que

la cerámica no pague

Pese a todo, el presidente y los tres vicepresidentes apuntaron que la deslocalización del sector es algo que aún no se contempla. “La deslocalización es difícil pero no imposible, la tasa acelerará el cierre de instalaciones pero no va a acelerar la deslocalización”, dijo uno de los vicepresidentes.

Las declaraciones de los representantes de la patronal coincidieron con el comité de dirección del PP castellonense que, ayer, reclamó pedir al Gobierno de Mariano Rajoy que atienda las reclamaciones de esta industria. En la reunión se aprobó “presentar una solicitud para que esta tasa no se aplique, al menos, a los metros cúbicos de gas que la industria cerámica, tanto azulejera como de fritas y esmaltes, consume en el proceso productivo”, indicaron en un comunicado.

El presidente de los populares de la provincia, Javier Moliner, se mostró comprensible de que “hay que solucionar el déficit tarifario heredado de Zapatero” pero indicó que “no puede resolverse sólo elevando las tarifas domésticas a los ciudadanos y que también las empresas van a verse gravadas con este nuevo tributo, pero deseamos que el Gobierno pondere el perjuicio para el sector cerámico castellonense”.

De no lograr finalmente ser excluidos de la medida y verse obligados a desembolsar el sobrecoste de 30 millones de euros, desde Ascer reclaman al Gobierno que apruebe medidas por un importe similar dirigidas a incentivar la I+D.

Más información