El PSC pide otro proceso constituyente para pactar la relación Cataluña-España

Pere Navarro propone que se consulte a los catalanes qué camino tomar dentro de España

El primer secretario del PSC, Pere Navarro,
El primer secretario del PSC, Pere Navarro,Toni Garriga / EFE

Pese a que Alfredo Pérez Rubalcaba ha hecho hasta ahora oídos sordos, los socialistas catalanes siguen pensando que “Cataluña será federal o no será”. Su líder, Pere Navarro, ha dado este lunes una vuelta de tuerca más a esa reclamación y ha planteado la necesidad de iniciar un nuevo proceso constituyente, como en 1977, para definir “una relación específica y bilateral del gobierno de Cataluña con el de España y de la Generalitat con el Estado”.

Se trata de hacer borrón y cuenta nueva, ha dicho Navarro, y celebrar una elecciones para que los ciudadanos de Cataluña decidan qué camino quieren tomar, pero partiendo de la base de quedarse en España y tomando como punto de partida el Estatuto vigente. El proceso de elaboración de ese texto fue, según el líder socialista catalán, “un intento fallido de renovar” el pacto constituyente. Superado aquel proceso, el momento político para intentarlo otra vez sería la reordenación del Estado autonómico que “sin duda se producirá”, ha dicho Navarro, porque algunos sectores del PP lo están reclamando.

Ha obviado precisar que la petición del PP va en sentido contrario de la que proponen los socialistas catalanes. Tampoco ha aludido a la necesidad de reformar la Constitución que lleva implícita su petición y si el proceso constituyente, como el de 1977, ha de ser votado también por el resto de españoles.

“El pacto federal constituyente”, que es así como lo define el PSC, comportaría un “reconocimiento nacional de Cataluña a partir de un trato bilateral preferente” con España, “la consolidación de un mayor autogobiermo con la participación directa en la formación de la voluntad del Estado y el establecimiento de un nuevo pacto fiscal”, en palabras de Navarro.

El líder del PSC entiende que su propuesta implica renuncias por ambas partes, como ocurrió en 1977. La de la democracia española a imponer un Estado centralista y unitario, y la renuncia de Cataluña a la reivindicación de independencia.

Los socialistas catalanes no secundaron la manifestación de la Diada e insisten en que su propuesta de “federalismo asimétrico”, como lo definió Pasqual Maragall y el PSC sigue haciendo suyo, es la mejor alternativa al Estado propio que reclama Artur Mas. La entrevista del próximo jueves entre el presidente de la Generalitat y el del Gobierno debería servir, según Navarro, para “evitar el crecimiento del ambiente de ruptura” que evidenció la manifestación independentista.

“Nosotros no queremos la ruptura y trabajaremos para evitarla”, ha dicho Navarro, porque en ese escenario, Cataluña “perdería más que ganaría”. A modo de ejemplo afirmó que los Juegos Olímpicos de 1992 no se habrían celebrado en Barcelona en una Cataluña independiente.

El líder del PSC considera que el camino emprendido por Mas lleva a Cataluña a un “futuro incierto” y que comporta una “transición permanente que no sabemos cuando empieza ni cuando acaba, si tiene fecha de caducidad, ni cuántas estaciones de enlace ha de recorrer para llegar a este destino”. El líder del PSC ha ahondado en la indefinición de la propuesta de Mas diciendo que en ocasiones esa estación de destino es el pacto fiscal, otras veces las estructuras de Estado y en ocasiones el Estado propio, primero fuera de Europa y después dentro.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50