Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez obliga a la federación a readmitir al Orihuela CF en Segunda B

El equipo alicantino bajó a Tercera por no depositar un aval de 200.000 euros al estar en concurso de acreedores

El juzgado de lo mercantil número 3 de Elche ha ordenado a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que restituya al Orihuela Club de Fútbol a la Segunda División B, categoría de la que fue descendido a Tercera División el pasado 17 de julio por no cumplir con la obligación federativa de depositar un aval de 200.000 euros para poder participar en la competición. Según el auto dictado hoy, que aclara una sentencia del 2 de agosto ya favorable al club oriolano, es “competencia del juez del concurso su exigencia o, en su defecto, autorización que no ha sido solicitada”, lo que vulnera los artículos 8.4 y 43.2 de la Ley Concursal, ya que el Orihuela está en concurso de acreedores desde diciembre del año pasado.

El asunto trascendió el ámbito deportivo para entrar de lleno en la polémica política. La directiva del Orihuela estuvo una semana en huelga de hambre, actitud que abandonó tras acceder el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, a reunirse con una representación de política de la ciudad. PP y PSOE unieron sus fuerzas y la primera teniente de alcalde, Antonia Moreno, y el diputado autonómico, Andrés Ballester, visitaron a Villar en Las Rozas la semana pasada. Según la versión de ambos, el dirigente federativo les aseguró que acataría en 24 horas lo que dijera el juez, pero si decidía a favor del Orihuela, conformaría el grupo IV de Segunda B con 21 equipos, sin forzar el descenso del UCAM de Murcia, club que sustituyó al equipo alicantino en esa misma categoría.

El Orihuela ya había jugado dos partidos en el grupo 6 de Tercera, donde ha sumado una victoria contra el Catarroja (1-0) y un empate sin goles frente al Eldense. Pero el juez ahora dictamina que “se requiere a la RFEF para que, de acuerdo con lo expresado en los fundamentos jurídicos de esta resolución y en esta parte dispositiva, proceda de manera inmediata a adoptar las medidas necesarias para dejar sin efecto los acuerdos de requerimiento de aval, y especialmente el del 17 de julio de 2012, por el que se deniega el acceso a la categoría de Segunda División B al Orihuela CF para la temporada 2012-2013".

El auto asegura que si el Orihuela deposita el aval de 200.000 euros “las consecuencias serán sin remisión su desaparición, siendo mermadas sustancialmente sus fuentes de ingresos y financiación”, además de considerar que esa decisión derivará en un claro perjuicio “para el posible resarcimiento de otros acreedores” y declara “contraria a la normativa concursal” la actuación federativa.