Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo avisa a la cúpula del PP de que la Xunta está en el aire

Los dirigentes del partido vigila los guiños de Baltar al partido de Conde

El presidente de la Xunta  en el Comité Nacional del PP Ampliar foto
El presidente de la Xunta en el Comité Nacional del PP EFE

El mismo día en que el comité nacional electoral le proclamó candidato a la presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo advirtió a la dirección de su partido que la victoria en Galicia pende de un hilo. Que el Gobierno de la Xunta ni mucho menos está garantizado y que su partido tanto puede ganar por dos escaños como perder por uno. Con ese escenario abierto, el presidente de la Xunta y candidato del PP pidió ayer ayuda a su partido, según han confirmado testigos presentes en el comité ejecutivo.

Feijóo compartió con la dirección nacional del PP su temor de que el voto de la derecha se fragmente y los electores desencantados con los recortes del Gobierno central acaben apostando por UPyD o las siglas de Mario Conde, en caso de que el exbanquero se decida a dar el paso. Mientras espera los resultados del último sondeo que ha encargado, la cúpula del PP gallego ultima una estrategia basada en la figura del presidente, Alberto Núñez Feijóo, que según todos los sondeos resiste mucho mejor que las siglas del partido.

Así que la fontanería trabaja en otra campaña a la imagen y semejanza del candidato, como ya sucedió en 2009 cuando empequeñeció las letras del PP e inventó el lema Feijó09 para lanzar a su cabeza de cartel. Junto a esa estrategia personalizada en su líder, los populares intentan contraponer “la unidad” que representa su partido frente al “riesgo de un tripartito o un cuatripartito” integrado por formaciones muy diferentes. Los argumentarios del PP apelan también a la “solvencia de Galicia” subrayando la idea de que frente a otras comunidades que han solicitado al Gobierno central el rescate, la Xunta paga en tiempo y forma. Los amagos de Conde, exbanquero y tertuliano de Intereconomía que el día 15 de este mes decidirá si concurre a la carrera electoral, inquietan en la sede del PP gallego por las papeletas que le puede restar en el flanco más a la derecha del partido y que pueden amenazar su mayoría en una elección que presumen muy ajustada. Mientras la dirección regional no oculta su preocupación con estos movimientos, el partido en Ourense y sobre todo los dirigentes más afines a la familia Baltar alientan las intenciones de Conde.

Ayer mismo el vicepresidente de la Diputación de Ourense y mano derecha de José Manuel Baltar cuando este diario le preguntó por las intenciones del exbanquero respondió: “Estamos en un Estado de derecho y, como tal, toda persona o grupo que se vea capacitado para presentarse y aportar iniciativas y propuestas útiles para la sociedad y que contribuyan a combatir el escenario difícil en el que nos encontramos, deben hacerlo y esta sería una alternativa política más”. Interpelado sobre si el nacimiento de otra fuerza política que compita desde la derecha puede amenazar los planes de Baltar Blanco en su provincia, Fernández explicó: “Aquí de lo que se trata es del interés general de los gallegos”.

Los populares ourensanos contrarios al sector de los Baltar entienden que la opción política de Conde no es más que otro amago de presión del nuevo presidente provincial del partido para conseguir colocar una vez más a los suyos en la lista de las autonómicas. “A ver si se presenta o no”, resumía en este caso uno de los exbarones del fundador del clan de los Baltar, el alcalde de Muíños y portavoz del PP en la Diputación, Plácido Álvarez, desmarcándose de la tesis del hombre de confianza del nuevo presidente. “Estos experimentos dan de sí lo que dan de sí y los gallegos y los ourensanos ya estamos de vuelta de estas cosas”, precisó antes de concluir: "Nosotros trabajaremos por nuestras candidaturas en la provincia de Ourense”.

De la estrecha amistad que une a los Baltar con Mario Conde da cuenta no solo el pazo en el que vive el exbanquero —propiedad del suegro de José Manuel Baltar— sino detalles como el de la cesión, hace apenas unas semanas, del edificio Cultural de la Diputación para la presentación de las líneas básicas de su programa electoral o la financiación por la misma institución provincial, a medias con el Ayuntamiento de Cortegada, de un debate sobre termalismo organizado por la UNED de Ourense. Conde compartirá mesa con el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez y con el exministro José Manuel Otero Novas. El acto está previsto para el día 22, una semana después de que el exbanquero decida, en Santiago, en un acto al que ha invitado a todos los ciudadanos, si se presenta a las elecciones.

Todos esos guiños de Baltar y sus afines a Conde, que tanto defiende la necesidad de reducir el tamaño de las administraciones como subraya sus afinidades políticas con la saga ourensana que superpobló de cargos la diputación, son vigilados muy de cerca por la cúpula gallega del PP.

El propio presidente ya ha lanzado algunos avisos a su militancia ourensana. En una entrevista publicada el domingo en La Voz de Galicia, Feijóo aclaró: “No debemos confundir el presidente de la Diputación con el PP de Ourense. El PP ourensano lo conforman todos los alcaldes y portavoces de los noventa ayuntamientos. Si le pregunta a los miles de concejales y decenas de alcaldes qué opinan de esa formación política le dirán lo mismo que le digo yo”.

 

Nuevas Generaciones captará ideas entre los jóvenes

Nuevas Generaciones hizo ayer una llamada a los jóvenes gallegos para que contribuyan al programa electoral del PP “que está en construcción” aportando ideas y sugerencias. Bajo el lema Falamos, la organización juvenil proyecta encuentros en universidades y varias cabeceras de comarca a finales de mes y antes de que empiece la campaña. El presidente de Nuevas Generaciones de Galicia y secretario general de esta organización en toda España, Javier Dorado, aseguró ayer que “los jóvenes se juegan mucho” en los comicios del 21 de octubre y contrapuso “la unidad del PP frente al desbarajuste de la izquierda”.

Tras subrayar que cuenta con el compromiso del presidente, Alberto Núñez Feijóo, y del secretario general, Alfonso Rueda, para incluir en la biblia de campaña las sugerencias captadas por su organización, Dorado defendió como “necesarias” algunas de las medidas adoptadas por el Gobierno central, aunque admitió que hay muchos jóvenes que no las entienden. Luego se lanzó a atacar al candidato socialista, Pachi Vázquez, por prometer 15.000 empleos para jóvenes. “No convence ni a las juventudes del PSdeG y solo hace falta seguir las redes sociales de sus organizaciones juveniles para entenderlo”, aseguró.

Dorado lanzó puyas también al alcalde de Vigo, Abel Caballero, y dijo que le hará “gracia” ver cómo sale a apoyar a Pachi Vázquez como candidato a la Xunta tras protagonizar varias peleas con él estos cuatro años.