Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IÑAKI ANASAGASTI | Senador del PNV

“Haremos política real, no el indio”

“El PNV sabe que no puede violentar a una sociedad ni romper su cohesión”, afirma el político nacionalista

Iñaki Anasagasti, el pasado miércoles en Bakio. Ampliar foto
Iñaki Anasagasti, el pasado miércoles en Bakio.

Casi 30 años representando a su partido en tres Cámaras han hecho de la de Iñaki Anasagasti una de las voces más clásicas del PNV.

Pregunta. ¿Bildu, PSE o PP? ¿A quién preferiría como apoyo de un Gobierno del PNV?

Respuesta. Prefiero estar en el centro de la plaza y sacar a cualquiera de ellos a bailar en el momento oportuno.

P. ¿Volverá después de tres años la tensión soberanista?

R. Se va a plantear de forma distinta. Hasta ahora, siempre se ha planteado con el telón de fondo de ETA y ahora se puede hacer democráticamente, como en otros lugares. Pero no tiene por qué haber tensión. Lo que tiene que haber son planteamientos democráticos, y con la democracia se puede ir a cualquier sitio.

P. El PNV apuesta por un nuevo estatus para Euskadi en 2015. Ese camino ya lo recorrió Ibarretxe y fracasó.

R. En aquella oportunidad, en que ni fue admitido a trámite, se pusieron de acuerdo PSOE y PP. En las últimas elecciones vascas se pusieron de acuerdo PSE y PP. Tres años y medio después, el tema sigue sobre la mesa. Algún día se va a tener que poner encima de manera normal y mirándose la gente a los ojos.

P. Para aprobarlo en el Parlamento vasco, el PNV necesitará los votos de EH Bildu.

R. Ahora nuestro planteamiento y el programa electoral, sin descuidar el derecho a decidir, es la situación económica. A la gente no se le puede violentar y poner debates que en este momento no siente tan intensamente como la angustia económica.

Perfil

Nacido en Cumaná (Venezuela) en 1947, en el exilio de sus padres, la biografía de Iñaki Anasagasti corre paralela a la historia del PNV en el último medio siglo. Menos presidente, ha sido casi de todo en su partido: miembro de la ejecutiva vizcaína, del EBB, parlamentario vasco (1980-86) y, sobre todo, la principal la voz del PNV en el Congreso durante 18 años. En 2004, dejó la Cámara baja para pasar al Senado.

P. ¿El PNV no está proponiendo un debate que los ciudadanos no sienten intensamente?

R. Somos un partido nacionalista desde 1895. Si alguien piensa que el PNV no es un partido nacionalista se equivoca. Y, fundamentalmente, es un partido con los pies en la tierra y sabe que no puede violentar a una sociedad y no puede romper su cohesión. Lo que haga, lo hará de manera inteligente en el momento oportuno.

P. ¿Una Euskadi independiente superaría mejor esta crisis?

R. Don Manuel de Irujo solía decir que más que en la independencia creía en la interdependencia. Hoy no se puede ser puramente independiente; todos estamos metidos en un saco de relación con todo el mundo. De esta crisis Euskadi podría salir mucho antes y mucho mejor si no estuviera condicionada por unas políticas y unos ajustes impuestos y por una marca España que nos está lastrando de manera muy seria.

P. ¿Cómo tener más ingresos?

R. Hay que reactivar la economía real, que funciona con innovación, con desarrollo, con investigación, con internacionalización, con gente avispada que vaya moviéndose fuera. Hay que permitir que las pymes tengan crédito. Y, sobre todo, apostando y arriesgando; no hay otra fórmula.

P. El PNV plantea ahora una reforma tributaria que garantice la suficiencia económica, los términos en que el lehendakari lleva tres años proponiéndola.

R. Al lehendakari López le ha faltado un planteamiento de diálogo, ser muy sincero y tratar de arrostrar todas las consecuencias. Ha pensado que tenía mayoría absoluta, que el PP le seguiría a ojos cerrados. Y ha hecho mucha política cosmética sin abordar en serio ninguna reforma.

P. Algo bueno habrá dejado la legislatura de López.

R. A nosotros como partido nos ha dejado algo muy importante. Hace cuatro años se decía con muy mala intención que el PNV llevaba 30 años gobernando y que íbamos poco menos a un país poco democrático. Pues el PSE ya ha gobernado, y ahora la gente puede decidir como en el anuncio: si encuentra algo mejor, cómprelo. Ahora se utilizarán otros argumentos, pero ese ya no se puede usar. E independientemente de que nosotros lo hubiéramos hecho de otra manera, a un partido pasar a la oposición y quitar grasa siempre le viene bien.

En la izquierda ‘abertzale’ falta un chip democrático que aún no tienen”

P. ¿Qué desmontaría el PNV de la actuación del Ejecutivo?

R. Es difícil desmontar nada, porque López ha seguido la misma política de Ibarretxe y Ardanza. Lo que hay que hacer es lo que se estaba haciendo, pero mejorar y potenciar algo que López ha querido cargarse: las delegaciones en el exterior. Ese es un gravísimo error que se ha cometido en estos últimos años.

P. ¿Si vuelven al Gobierno tendrán intención de dejar el reloj de nuevo en 2009?

R. No. Ha pasado el tiempo. Somos conscientes de que el PSE es un partido muy importante no solo en Euskadi, sino en España; que el PP tiene una mayoría absoluta. Vamos a hacer política real, no política ficción. Lo que no vamos a hacer es el indio. Ahí está, por ejemplo, lo que ocurre en Gipuzkoa con el tema de las basuras.Vamos a vender gestión y vamos a vender ideología, pero de una manera razonable y equilibrada.

P. ¿Sirve para algo el Senado?

R. Tengo dos respuestas. Primera: si en EE UU, Francia, Italia, Gran Bretaña o Alemania no hubiera Senado diría que sí sobra. Pero si veo que países serios tienen Senado, por algo será. Y segunda: el único lugar con listas abiertas es el Senado. Se creó como una Cámara de representación territorial y ahora es simplemente una Cámara de segunda lectura. No está cumpliendo el cometido que le dio la Constitución. Sin garantía de convertirlo en una Cámara de representación territorial, elimínese el Senado, porque no está cumpliendo su objetivo. Y si Euskadi fuera independiente también haría falta un Senado.

P. ¿Ha actuado de forma inteligente el Gobierno popular en el caso Bolinaga?

R. Ha actuado muy mal en un tema de manual. Como el PP tiene el flanco económico muy débil de vez en cuando saca Gibraltar, como hacía Franco, y de vez en cuando, el tema de ETA. Al mundo nucleado alrededor de lo que fue ETA o HB le ha venido Dios a ver. Lo han hecho tan rematadamente mal con algo que se tenía que haber solucionado hace tiempo de manera normal que ahora tienen un problema y no saben cómo salir de él.

P. Esta legislatura ha sido la del cese de ETA. ¿La próxima será la de su desaparición final?

R. Creo que sí. Doy por hecho que ETA ya ha desaparecido, aunque falta el cierre. Me gustaría que fuera la legislatura de la asunción por ese mundo llámese Bildu, Amaiur, HB, como se quiera, de lo que es la democracia. Es más importante que lo otro. Todavía veo tics que me dicen que ese mundo piensa que estamos esperando que llegue el santo advenimiento y no asume de verdad que en una democracia uno gana, otro pierde y que hay que convencer con la palabra. Falta en ese mundo un chip democrático que todavía no tienen.

P. ¿Hay que exigirle a la izquierda abertzale ese chip democrático y una condena clara de ETA para que el PNV llegue a acuerdos con ella?

R. No es condición sine qua non. No olvidemos que aquí cuando murió Franco ningún franquista pidió perdón por nada. No es un tema importante. Me gustaría que ese mundo asumiera comportamientos democráticos y comportamientos éticos; no que hicieran grandes manifestaciones, sino que funcionen con humanidad.