Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Controlado el incendio de Madremanya

Protección Civil mantiene la alerta por alto riesgo de fuego en el centro de Cataluña

Ocho vehículos terrestres de bomberos y un helicóptero permanecían este domingo en la zona del incendio que carbonizó 222 hectáreas en los municipios gerundenses de Madremanya, La Pera, Sant Martí Vell y Flaçà, en el Gironès. La tramontana no arreció al atardecer del sábado y los bomberos dieron por controlado el fuego durante la noche. Desde entonces y hasta el lunes, cuando podría anunciarse la extinción del incendio, los agentes que siguen en el terreno han realizado labores de vigilancia y remojo de pequeñas humaredas.

Por otro lado, los Bomberos de la Generalitat declararon en la tarde del domingo extinguido el incendio de Aiguamúrcia (Alt Camp, tarragona), que quemó 38 hectáreas. El riesgo de incendio seguía latente en Cataluña y Protección Civil amplió el nivel 3 del plan Alfa a la provincia de Girona: en La Albera y el Cap de Creus; mientras que seguía activado en Tarragona en los Ports de Beseit, el Montsant y Prades.

Protección Civil alertaba de que la situación de peligro de fuego forestal era muy alta y, esporádicamente extrema, en gran parte del interior de Cataluña, así como en el litoral, prelitoral central y zonas del Prepirineo. La lluvia del sábado en algunas comarcas gerundenses redujo el riesgo. Para hoy, el Departamento de Agricultura preveía desactivar la pasada medianoche el Plan Alfa 3, que ayer afectaba a 148 municipios. Sin embargo, la ausencia de precipitaciones y el mal estado de la vegetación mantenían el peligro elevado de incendio en muchas zonas. Protección Civil atribuía para hoy riesgo muy alto de fuego en el centro de Cataluña y el interior de Tarragona y Girona.

La activación del nivel 3 del Plan Alfa conlleva la suspensión de los permisos para generar restos vegetales, actividades agrícolas, mantenimiento de infraestructuras y la parada de la ejecución de obra civil que esté a menos de 500 metros del bosque.

En Girona, la red viaria de la zona del incendio de Madremanya volvió a la normalidad. El Servicio Catalán de Tráfico comunicó que se había restablecido la circulación en las dos carreteras cortadas: la C-66 entre Flaçà y Sant Joan de Mollet; y la GiV-6701 a su paso por Sant Martí Vell.

De las 222 hectáreas afectadas por el fuego, 184 pertenecen a bosque; 28,6 a cultivos; 5,4 era matorral; 4 eran pastos, y 0,60, vegetación urbana. Sobre la distribución territorial, Sant Martí Vell fue donde más superficie ardió (158,26 hectáreas), seguido de Flaçà (42,04), La Pera (13,19) y, finalmente, Madremanya (9,16).

El alivio de vecinos y responsables de la lucha contra el fuego fue que el incendio de Madremanya se propagó en dirección opuesta a Les Gavarres, que, dada la situación climatológica, tenía un gran riesgo de extenderse. El jefe de Emergencias en Girona, Enric Cano, comentó que había presenciado saltos de chispas que se desplazaban con el viento 300 o 400 metros favorecidas por la calidez de las temperaturas.