Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incendio del Alt Empordà causa 1,3 millones de pérdidas a los municipios

Un fuego en Vilopriu obliga a desalojar a una decena de personas

Paisaje del bosque de Biure (Alt Empordà) que arrasó el fuego el pasado mes de julio.
Paisaje del bosque de Biure (Alt Empordà) que arrasó el fuego el pasado mes de julio.

Todavía no ha pasado un mes del incendio que arrasó 13.000 hectáreas en el Alt Empordà y los municipios afectados ya se han puesto manos a la obra para evaluar los daños. El fuego, que mantuvo en vilo a toda una comarca durante tres días y causó la muerte a cuatro personas, se cobró también numerosos daños materiales. Al margen del perjuicio privado, todavía no estimado, las llamas provocaron pérdidas de 1,3 millones de euros a 14 municipios. Son las cifras que los Consistorios han remitido al Consejo Comarcal, encargado de gestionar la tramitación de ayudas cuando la Generalitat anuncie el montante que pondrá a disposición de Ayuntamientos y particulares.

El fuego no dio tregua ni a los muertos. El Ayuntamiento de La Jonquera tendrá que destinar parte de las ayudas a arreglar el cementerio municipal, arrasado por las llamas. La alcaldesa, Sònia Martínez (CiU), adelantará fondos de las arcas consistoriales para empezar a poner orden en el camposanto la semana que viene. “Lo de las ayudas va para largo”, lamentó Martínez. La Jonquera ha valorado los daños causados por el incendio en 105.000 euros. Allí se inició el fuego el domingo día 22 con una fuerza inusitada que quemó 2.300 hectáreas en pocas horas.

Los Ayuntamientos tenían hasta el viernes de plazo para presentar las solicitudes, que el Consejo Comarcal enviará ahora a la delegación del Departamento de Gobernación en Girona. Los fondos se otorgarán en virtud de una orden aprobada para situaciones “excepcionales, de urgencia o derivadas de catástrofe”. Es el propio Consejo Comarcal el que se ha visto más afectado por las llamas: el organismo ha valorado los daños en 138.000 euros. El fuego destrozó la red de señalización del sendero que une Pont de Molins con Boadella y parte de la infraestructura del camino natural de la Muga.

El municipio que más dinero ha solicitado en ayudas es Figueres, a pesar de que las llamas no cercaron la ciudad como sí pasó en el resto de pueblos. El alcalde de esta localidad, Santi Vila (CiU) cifra los daños en más de 700.000 euros. De esa cantidad solo 30.000 corresponden a un perjuicio “real”: el causado por el incendio en la red de tuberías que transportan el agua desde el pantano de Boadella hasta el núcleo urbano. El resto es una apuesta municipal para conseguir financiación con el objetivo de “garantizar la seguridad de abastecimiento”, según un portavoz. “La red de tuberías tiene 40 años y el fuego casi nos deja sin agua una semana”, explicó este portavoz. La picaresca del equipo de gobierno de Figueres ha enfadado a algunos alcaldes, que han pedido que las ayudas se distribuyan de forma “justa”.

Las pésimas condiciones de este verano, con el bosque muy seco y temperaturas elevadas, no dan tregua. Un fuego en el municipio de Vilopriu (Baix Empordà, Girona) obligó ayer a desalojar a una decena de vecinos y arrasó 12 hectáreas de bosque. Los Mossos d’Esquadra y los agentes rurales investigan si el fuego pudo ser intencionado, ya que en la zona se han declarado numerosos incendios en los últimos años.

Los bomberos tuvieron también que evacuar a los pasajeros de dos trenes por un incendio iniciado cerca de las vías del tren en Capçanes (Priorat, Tarragona). El riesgo de incendio seguirá siendo muy alto este miércoles: la Generalitat mantiene en alerta a 44 municipios del Solsonès, Anoia y Bages.