Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán y Zoido se comprometen a rebajar la crispación por la crisis

Los dos dirigentes acuerdan iniciar contactos para pactar el Presupuesto de 2013

Griñán y Zoido, antes de la reunión de este lunes en San Telmo.
Griñán y Zoido, antes de la reunión de este lunes en San Telmo.

La primera reunión formal entre José Antonio Griñán y Juan Ignacio Zoido se saldó ayer con un compromiso “leal” de rebajar la crispación y buscar acuerdos para salir de la crisis. Un gesto que sirve también para preparar la entrevista que el presidente de la Junta mantendrá el lunes próximo con Mariano Rajoy, justo cuando las relaciones con el Estado pasan por un trance más que delicado con varios frentes abiertos y un duro cruce de acusaciones entre PSOE y PP como telón de fondo.

Ambos dirigentes mostraron una imagen conciliadora en el inicio de la nueva etapa que se abre con el liderazgo del alcalde de Sevilla en el PP andaluz —que ha sustituido a Javier Arenas hace poco más de una semana—, un propósito que habrá de pasar ya la primera prueba de fuego este miércoles, durante el pleno extraordinario en el Parlamento sobre los últimos recortes del Gobierno central. Los preliminares del debate han sido broncos: los socialistas han acusado al PP de ser cómplices del ataque si cuartel a Andalucía por parte de la Administración central y los populares han reprochado al PSOE el abuso de la estrategia de la confrontación para tapar su mala gestión y huir de las responsabilidades.

De momento, Griñán y Zoido, que estuvieron hablando casi dos horas en el Palacio de San Telmo, han coincidido en la máxima de que “Estado somos todos”, y se han conjurado para evitar usar las instituciones que gobiernan en la lucha partidaria. En palabras de Zoido: “Ni los Ayuntamientos contra la Junta, ni la Junta contra el Gobierno central, porque estamos en una situación de extrema emergencia”.

En lo concreto, pactaron una agenda de reuniones a varios niveles para tratar de buscar posturas comunes en torno a los Presupuestos andaluces de 2013 y desbloquear asuntos pendientes con los Ayuntamientos de las capitales (todos del PP), para los que Zoido ha servido de embajador. Respecto al primer bloque, la idea es celebrar una ronda de reuniones con todos los grupos políticos en septiembre y pactar, “desde las diferencia”, dijo el líder del PP, medidas por el interés de Andalucía. Según dijo el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, en estos encuentros tendrá un papel relevante el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas (IU), al que Griñán ha hecho la “encomienda” de conseguir un diálogo fluido no solo en cuanto al Presupuesto, sino también “para los desafíos que tenemos en los próximos meses”, subrayó Vázquez.

Juan Ignacio Zoido ha comparecido en el Palacio de San Telmo —Javier Arenas solía hacer las declaraciones a los medios desde la sede del PP andaluz—, lo que el portavoz ha calificado como “paso significativo” en la búsqueda del consenso. Si bien, añadió que lo importante son las políticas, y el Ejecutivo andaluz parte de la “defensa del Estado de las autonomías y el Estado del bienestar”, objetivos que consideró “irrenunciables” y que, en su opinión, están ahora mismo amenazados.

El líder del PP dejó a Griñán un documento con medidas para ahorrar unos 1.000 millones en el sector público, sustentado en “conceptos” porque, explicó, su partido desconoce el detalle de las cuentas. Zoido dijo también que hará gestiones ante los ministerios de Empleo y Hacienda para agilizar la dotación de políticas activas de empleo (que lleguen a los ayuntamientos) y colocar deuda andaluza autorizada en los mercados.

Desbloqueo de la FAMP

Juan Ignacio Zoido no pudo sustraerse de su condición de alcalde de Sevilla y municipalista convencido y abordó con José Antonio Griñán el desbloqueo de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), cuya renovación está encastillada desde las elecciones locales de mayo de 2011. Ambos acordaron una reunión entre los números dos de sus respectivos partidos, Mario Jiménez (PSOE) y José Luis Sanz (PP) como paso previo.

Zoido aprovechó para trasladar al jefe del Ejecutivo andaluz que hoy mismo dejará de presidir Federación Española de este organismo (FEMP), gesto al que se comprometió al asumir el liderazgo del PP andaluz para aligerar su concentración de cargos. También arrancó al socialista una ronda de reuniones entre los consejeros y los ocho alcaldes de las capitales para tratar asuntos relacionados con los servicios sociales, especialmente la Ley de Dependencia.