Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recoder blinda el sector de Torre Negra

La Generalitat aprueba la protección definitiva de esta zona verde de Sant Cugat

El Ayuntamiento mantiene desde hace 15 años un litigio contra Núñez y Navarro, que quiere urbanizar

El sector de Torre Negra, en Sant Cugat del Vallès (Vallès Occidental), se quedará como espacio agroforestal y blindado ante construcciones. Así lo ha aprobado la Comisión de Urbanismo del ámbito metropolitano de Barcelona, que este miércoles ha dado luz verde definitiva a la modificación del Plan General Metropolitano (PGM) de Sant Cugat para declarar esta zona no urbanizable. De esta forma se da carpetazo al litigio que desde hace más de una década mantiene el Ayuntamiento con la empresa Núñez i Navarro, que pretendía construir 2.800 viviendas en esta zona.

La protección aprobada hoy, que cambia la calificación del suelo de urbanizable no delimitado a no urbanizable, afecta a 165 hectáreas del sector de Torre Negra, actualmente integrado en el parque natural de Collserola. El proceso para blindar la zona culminará con la firma de una resolución del consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, acérrimo defensor del sector,  que vivió en primera persona la protección de Torre Negra durante sus 11 años como alcalde de Sant Cugat (1999-2010).

La batalla judicial por los anhelados terrenos de la Torre Negra llegó a los tribunales por primera vez en 1998, cuando diferentes propietarios y promotores inmobiliarios, entre ellos el poderoso Núñez i Navarro, querían construir miles de viviendas en la zona, a lo que el Ayuntamiento se opuso. Durante todo este tiempo ha habido sentencias para todos los gustos, a favor de ambas partes. En la última de ellas, del pasado mes, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) avala la protección de la zona, aunque acepta parte de los argumentos de los propietarios.

El Ayuntamiento de Sant Cugat espera cerrar definitivamente este litigio, aunque no se descarta alguna respuesta de Núñez i Navarro, algo que ya sucedió en 2003, cuando el TSJC obligó al Consistorio a reiniciar el proceso judicial para proteger la zona.