Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL PSOE DE ANDALUCÍA

Griñán forma una ejecutiva de fieles y excluye a la mayoría de Jaén

El sector crítico del PSOE había trabajado fuera de foco su estrategia

La nueva ejecutiva del PSOE andaluz, este domingo en Almería.
La nueva ejecutiva del PSOE andaluz, este domingo en Almería.

Cuando Griñán accedió a la secretaría general del PSOE andaluz en marzo de 2010 desconocía cómo se las gastan los suyos en los congresos. El socialista ha pasado a golpe de crisis internas —la dimisión de Rafael Velasco, la división en el congreso federal, la batalla por las listas autonómicas con la formación de una gestora en Sevilla—, de párvulos a primaria, de primaria a secundaria y de secundaria a bachillerato del PSOE.

El 30% de voto de rechazo que cosechó en su reelección como secretario general, que dejó a todo el mundo sorprendido, le ha empujado a hacer una ejecutiva formada solo por dirigentes afines. Ha dejado fuera a las minorías de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Málaga, pero sobre todo le ha dado un portazo al bloque pétreo de Jaén, toda una señora mayoría. Esta decisión es la que más preocupa a todo el mundo. Su secretario general, Francisco Reyes, ha dicho este domingo que el partido “podía haber salido más unido de lo que entró”.

“Jaén es como un saco de cemento que hace ladrillos y los ladrillos hacen muros”, decía preocupado un nuevo miembro de la ejecutiva. Reyes contó a los periodistas que hubo gente de su agrupación que apoyó a Griñán, pero este no se lo cree. Sin el voto en blanco de los socialistas jiennenses, los críticos eran poca cosa. Eso lo sabía todo el mundo. Y Griñán no lo ha dejado pasar por alto.

La veterana Amparo Rubiales es la nueva presidenta del partido

En las interminables rondas de contactos para la formación de la ejecutiva, Reyes fue citado a las 0.30 de la noche, cuando los principales puestos de la ejecutiva ya estaban repartidos. Y él, que entró en el congreso diciendo que no estaba en ninguna guerra, ni siquiera plantó batalla.

Desde ese momento, los críticos se reunieron en una sala del palacio de congresos y empezaron a elaborar las listas de nombres alternativas a todos los órganos de elección. Consiguieron alrededor de un 34%. Los críticos habían jugado al despiste. Se lamentaban de que estaban desarticulados, poco organizados. No era cierto. Al menos habían celebrado dos reuniones en Antequera y Sevilla, con presencia de observadores de Jaén. Dirigentes de este sector como el que fuera secretario de Organización, Luis Pizarro, acusaron a Griñán de ser el “responsable” de la falta de integración.

Griñán considera “imprescindible” el apoyo al Gobierno en estos momentos

En su discurso de clausura, Griñán agradeció las “críticas” pero consideró imprescindible que todos apoyen al Gobierno andaluz. El secretario general se ha rodeado de fieles. La veterana dirigente socialista Amparo Rubiales, amiga personal de Griñán, es la nueva presidenta. Desplaza en el puesto a la malagueña Rosa Torres, quien continúa como secretaria de Formación. Griñán ha premiado con la secretaría de Economía al veterano José Caballos, uno de los pocos dirigentes que apoyaron a Rubalcaba en el congreso federal que no se ha unido al sector crítico. Caballos lo ha sido todo en el PSOE andaluz. Atravesaba una de esas travesías del desierto y la travesía se ha acabado.

La ejecutiva pivotará sobre el vicesecretario, Mario Jiménez. En Organización han elegido a Francisco Cornejo. Granada y Sevilla son las provincias con más representantes en la dirección.

Limones: “No voy contra nadie”

La vorágine de congresos en el PSOE continuará esta semana. Toca renovar las direcciones provinciales y en cuatro provincias habrá dos candidatos. Solo faltaba que en Sevilla el crítico Antonio Gutiérrez Limones anunciara de manera oficial su candidatura. Lo ha hecho este domingo durante el congreso regional de los socialistas, mientras los delegados hacían cola para votar a la ejecutiva y otros órganos del partido.

El también alcalde de Alcalá de Guadaíra aseguró que su candidatura representa un proyecto que “no va contra nadie”. Despachó todas las preguntas incómodas acerca de si a partir de ahora los griñanistas van a incrementar las presiones que los críticos vienen denunciando. “Será un proceso limpio”, pronosticó Limones, para quien lo más importante es que su partido “se preocupe por la gente de la calle” en una situación económica muy complicada.

Limones se enfrentará a la actual consejera de la Presidencia y hasta ayer secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, que cuenta con el apoyo del presidente de la Diputación provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, clave en la colecta de apoyos entre los alcaldes de la provincia. Díaz parte como caballo ganador en este congreso.