Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rasquera recurrirá la suspensión cautelar de la plantación de marihuana

El Ayuntamiento presentará un recurso de apelación por la decisión judicial antes del 24 de julio

Vista parcial de Rasquera
Vista parcial de Rasquera

El Ayuntamiento de Rasquera batallará hasta el final para poder llevar a cabo la plantación de cannabis a gran escala que impulsa con el club de fumadores ABCDA. Este viernes el alcalde de la localidad, Bernat Pellisa, ha anunciado que presentará un recurso de apelación ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Tarragona, que mantiene suspendido cautelarmente el proyecto de plantar marihuana tras ser admitido a trámite el recurso que había presentado la Delegación del Gobierno en Cataluña.

La Abogacía del Estado, dependiente del Ministerio de Justicia, presentó el recurso el pasado 30 de marzo. Su objetivo es invalidar el acuerdo municipal de ceder terrenos a la ABCDA para plantar marihuana a gran escala en Rasquera. El proceso judicial aún está abierto y por el momento la juez titular, Rosa María Muñoz, ha decidido mantener suspendido el convenio con la ABCDA, así como la creación de la empresa municipal Rasquerana de Recerca i Interpretació de la Varietat Vegetal Cannabis Sativa L (RRICA), que debía amparar legalmente los cultivos y gestionar sus ganancias.

El Ayuntamiento tiene hasta el día 24 de julio para recurrir las medidas cautelares impuestas y Pellisa sostiene que ya están trabajando en el documento que entregarán antes del plazo estipulado en el juzgado de lo contencioso. “Las medidas cautelares ya nos las esperábamos y el Ayuntamiento se las había autoimpuesto hace unas semanas. Continuaremos defendiendo hasta las últimas consecuencias nuestro proyecto”, ha sentenciado el alcalde de Rasquera.

El abogado que ha coordinado los informes jurídicos del proyecto, Martí Canaves, de DMT Abogados, sostiene que el Ayuntamiento tiene un “plan A, B y hasta Z” para poder llegar a plantar el cannabis en Rasquera. “El abogado del Estado dice que los daños podrían ser irreparables si se lleva a cabo el proyecto, pero ni siquiera detalla qué daños son. Si fuésemos una empresa multinacional, no nos habrían puesto ninguna traba”, ha afirmado Canaves.

El proyecto se enmarca en un plan anticrisis con el que pretenden sanear las finanzas municipales. Según el acuerdo inicial, la ABCDA pagaría 1,3 millones de euros en dos años por las plantaciones. El club de fumadores ya había abonado 30.000 euros y el Ayuntamiento avaló ante Hacienda con las ganancias de los cultivos un crédito de 740.626 euros del plan de pago a proveedores. El 56% de los vecinos de Rasquera aprobaron en un mediático referéndum llevar adelante el cultivo de la marihuana, que aún no se ha materializado.