Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las diputadas de “los de casa”

Dos parlamentarias del PP tiene un discurso antiinmigración próximo a PxC

“¡Usted viene a decir que se seguirán dando más privilegios a los de fuera que a los de casa! Los catalanes no merecemos un presidente que sea un insumiso”. Eva García, diputada y secretaria de organización del Partido Popular (PP), se expresó el 8 de junio con esa vehemencia en el Parlament contra el presidente Artur Mas por anunciar que no cumpliría el Decreto de Sanidad del Gobierno de Rajoy que restringe el acceso a la sanidad (urgencias y casos graves) a los inmigrantes sin papeles. En marzo, su compañera, la diputada Marisa Xandri reprochaba para estupor del resto de diputados que algunos tuvieran debilidad por los magrebíes y renegaran de “los andaluces” [aclara ahora que se refería a Duran Lleida] y denunció el supuesto favoritismo a los inmigrantes.

El discurso de las dos diputadas roza el de Plataforma per Catalunya (PxC), que tiene como eje de su programa el lema Primer els de casa. La misma leyenda que utilizó la edil de Rubí, Mónica Querol, en las municipales. Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, ha moderado, al menos en público, su postura antiinmigración desde que repartió los dípticos racistas en Badalona contra los gitanos rumanos. Habla siempre de una inmigración legal y ordenada que cumpla con sus derechos y deberes, aunque nombró en su ejecutiva a Xavier García Albiol, el polémico alcalde de Badalona, responsable de inmigración. Albiol y Xandri son dos de los autores de la ponencia social del PP aprobada en su último congreso destinada a exigir un mínimo de años en el censo para acceder a servicios sociales. Ningún cargo del partido ha censurado a ninguna de las dos parlamentarias.

“¿Que mis palabras suenan a PxC?”, se pregunta Eva García. “Es posible. Pero me da igual. Es una expresión absolutamente coloquial. Todo el mundo entiende esa frase y ellos [LOS DE PXC]se la han apropiado. [/EMPTYTAG]Es tan normal como la de cambiar cromos. La realidad es que no tenemos dinero ni capacidad y hay que priorizar”. García reprobó en la Cámara que no podía ser que con los impuestos se pagara una prueba diagnóstica del familiar de un sin papeles mientras un catalán está en la lista de espera para ser operado. También edil de Montcada i Reixach (Vallès Occidental), García admite que otros partidos la han tachado en su municipio de “racista”, pero alega: “Nos guste o no, no hay dinero. El corazón me dice que se tiene que quedar todo el mundo, pero la cabeza no. Si hubiera dinero no diría esto. Pero no es posible cuando hay 320.000 niños catalanes que se van a la cama sin cenar”. Pese a su contundencia, dice no sentirse identificada con PxC: “Son superradicales. Tratan a los a los inmigrantes como si fueran animales y no como a personas que han ido a un lugar que no les pertoca. Tiene que ser horroroso marcharse de casa; el 99% lo hacen por obligación”.

Tras asegurar que su complicidad con García Albiol es tal que la quiere nombrar en broma “pubilla de Badalona”, Xandri corrobora que su prioridad es “la gente de aquí”. Asegura que tiene el respaldo de la cúpula del PP y alega que si el discurso de Génova no es tan agresivo es porque en el resto de España “no hay los índices o el tipo de inmigración de aquí, con muchos magrebíes y africanos”. Y tira de datos: sostiene que Lleida tiene el 20,4% de inmigrantes. Son 27.700 y, dice, 10.800 ilegales. No pone reparos en describir sus supuestos privilegios: “La libertad de horarios; en el padrón con la sobreocupación de pisos; cuando exigen ser atendidos los primeros en el médico. ¿Cómo puede ser que en una calle haya cuatro locutorios?”, se pregunta Xandri, periodista de profesión. Pese a las agrias críticas que recibió en el Parlament, asegura que recibió infinidad de mensajes de “apoyo”.