Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la inhabilitación de Juárez

Juárez y un exedil fueron abuseltos en el llamado ‘caso Roseworld’

Juan Carlos Juárez, durante una vista en la Audiencia.
Juan Carlos Juárez, durante una vista en la Audiencia.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena dictada por la Audiencia de Cádiz al exalcalde de La Línea, Juan Carlos Juárez, y a los exconcejales del gobierno municipal del Grupo Independiente Liberal (GIL) Manuel Aguilera y Alfonso González Carbonell a una pena de siete años de inhabilitación para el desempeño de cargos públicos por el conocido como caso de los contratos. En 1999, los juzgados consideraron probado que el gobierno municipal que presidía Juárez, contrató a nueve personas sin anuncio público o selección alguna “solo por ser miembros del GIL, e incluso algunos de ellos que se habían presentado en las listas del partido y no habían sido elegidos”. Los tres políticos ahora condenados formaban parte del GIL, partido que gobernaba en La Línea, hasta que sus militantes fueron integrados en las filas del Partido Popular.

El Supremo considera probado que los exdirigentes del PP linense conocían perfectamente la legalidad y no la cumplieron. Además, asegura que, los contratos se realizaron “sin oferta oficial que pudiera llegar a conocimiento de todos los habitantes del municipio”, es decir, sin un “sistema para valorar las aptitudes para el puesto”, pero se empleó un “aparente procedimiento selectivo” para justificar “de manera torticera y arbitraria” la contratación de los trabajadores, cuyo único mérito conocido era ser “correligionarios” de los acusados en el GIL. Ante esto, la sentencia fija también el pago de las costas y gastos originados por los recursos planteados, por parte de los tres condenados.

La sentencia que inhabilita a los tres políticos municipales se conoció horas después de que se hiciera pública la absolucíón de Juárez y del exconcejal Carlos Ruiz Calama del delito de prevaricación del que se les acusaba por el llamado caso Roseworld como consecuencia de la venta de cuatro parcelas.