Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal rebaja de homicidio a falta la muerte de un inmigrante al ser deportado

Los forenses creen que la cinta adhesiva que le pusieron en la boca no le impedía respirar

El fiscal ha rebajado de delito de homicidio por imprudencia a una falta la acusación a dos policías nacionales por la muerte de un inmigrante nigeriano cuando era deportado en avión desde Madrid a su país de origen. El acusador público ha modificado la calificación de los hechos tras el informe de los forenses que no ha constatado de manera certera que la cinta adhesiva que los agentes colocaron al inmigrante fuera la causa directa del fallecimiento. "La  víctima podía seguir respirando", precisa el informe de los médicos, según informa la agencia Efe.

La vista oral por estos hechos se ha celebrado hoy en la sección 7ª de la Audiencia de Alicante con sede Elche. El tribunal ha retomado el juicio que se aplazó en marzo de 2011 al no estar clara la identidad del fallecido, Osamuyi Akpitake, de 23 años, ni el grado de parentesco de los familiares que ejercían la acusación particular. Tampoco este extremo ha quedado acreditado hoy y el tribunal no impedido a esa parte ejercer la acción judicial.

 En su escrito de acusación inicial, el fiscal pedía tres años de cárcel para cada uno de los dos agentes procesados. Hoy ha rebajado la pena a una falta leve y una multa de 600 euros. La defensa de los policías se ha sumado a la petición del ministerio público.

 Los hechos ocurrieron el 9 de junio de 2007 cuando Osamuyi Akpitaye iba a ser deportado a su país en avión. Nada más comenzar el vuelo, los agentes intentaron contrarrestrar la resistencia del inmigrante a ser deportado colocándole una cinta adhesiva alrededor de la cabeza y tapándole la boca. El inmigrante falleció cuando el avión sobrevolaba el espacio aéreo de Argel. La policía informó de los hechos al comandante que decidió volver al aeropuerto alicantino de L'Altet.

El informe de los forenses presentado ante el tribunal señala que el inmigrante nigeriano murió debido a un aumento de catecolaminas (neurotransmisores relacionados con el estrés) unido a u déficit de óxigeno por la presión atmosférica en el avión y a la ansiedad que le generaba al detenido tener la cinta adhesiva en la boca. "Fue un círculo vicioso de factores [la causa de la muerte]", concluye el informe.