_
_
_
_

Botella achaca las protestas de los funcionarios al recorte de liberados sindicales

El Ayuntamiento de Madrid asegura que no dará marcha atrás en su plan de ajuste y minimiza el impacto sobre los trabajadores municipales

Trabajadores municipales en el Matadero antes de que empezara la asamblea.
Trabajadores municipales en el Matadero antes de que empezara la asamblea.ÁLVARO GARCÍA

No. El Ayuntamiento de Madrid se niega a reconsiderar el plan de ajuste aprobado para poder hacer frente al pago de facturas atrasadas, que incluye un recorte de 22 millones de euros en el capítulo de personal, pese a las protestas iniciadas la semana pasada por los funcionarios municipales. “Estamos en una situación en la que todos tenemos que renunciar a algunas cosas, y lo que se pide a los trabajadores responde a ese criterio de equidad”, ha asegurado la alcaldesa, Ana Botella, esta mañana en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local. Botella ha reiterado que está dispuesta a bajarse el sueldo, tal y como exigen los sindicatos municipales, si así lo decide el Gobierno central. Su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, ha ido más allá al señalar que las protestas se deben realmente a la reducción de liberados sindicales incluida también en el plan de ajuste.

El Ayuntamiento decidió a finales de marzo recortar un 20% el dinero presupuestado para el pago de horas extraordinarias y gratificaciones a los funcionarios, con excepción de policías locales y bomberos. Espera ahorrar así 188.000 euros. Suspendió además desde el 1 de abril la concesión de premios especiales al personal (7,8 millones de euros de ahorro), y las prestaciones para la acción social, con excepción de las ayudas por discapacidad y para transporte (11 millones de euros de ahorro). Además, rebajó a la mitad el número de liberados sindicales.

Villanueva ha reiterado hoy su “compromiso con el mantenimiento del empleo y el nivel retributivo” de los empleados municipales, aunque ha añadido: “Somos conscientes de la situación económica y solidarios con las acciones del Gobierno”. Por ello, ha concluido, “las medidas no se van a modificar”. “No se recortan derechos, eso es falso y carente de sentido. Se han recortado determinadas ayudas sociales que estos trabajadores tienen y otros compañeros de otras Administraciones no, como gastos dentales, gafas, etcétera. No se ha tocado su salario”, ha añadido.

Según ha dicho, “del conjunto de 1.300 millones de masa salarial, más otros 42 de acciones sociales”, se pide “un esfuerzo” de 22 millones, es decir, del 1,6%, a los 29.000 trabajadores municipales. “Pero de lo que estamos hablando en el fondo es de una reducción en el número de liberados, esa es la realidad” de la protesta, ha añadido Villanueva.

Dos millares de personas, según informa Elena G. Sevillano, se reunieron ayer en las naves del Matadero en una asamblea informativa convocada por los nueve sindicatos con presencia en el Ayuntamiento. Esta semana, representantes de los trabajadores se encerraron en la azotea del polideportivo de Chamartín y en la sede del área de Gobierno de Hacienda para dar mayor visibilidad a una protesta que han bautizado como “marea negra” (han optado por vestir de luto).

Una trabajadora leyó un comunicado pactado entre todos los sindicatos: piden medidas alternativas al plan; que la alcaldesa y los concejales se rebajen el sueldo; y que dejen de pagarse gastos como los alquileres de edificios, entre otras cosas. Botella gana 102.000 euros anuales, un salario establecido tomando como referencia el de un secretario de Estado. El vicealcalde recibe 98.000 euros; los miembros del Gobierno local y los portavoces de la oposición, 94.000 euros; los concejales de distrito, 92.000 euros; y el resto de ediles con dedicación exclusiva, 62.000 euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y los miembros de su Gobierno se rebajaron el sueldo un 15% dentro del plan de recorte impulsado por el Gobierno central (PSOE) en 2010, que supuso una bajada del 7% para el resto de funcionarios municipales. “Se disminuyó la diferencia entre los sueldos más altos y los más bajos”, ha argüido esta mañana Botella.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_