Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La gente jugaba al fútbol, veía la tele o salía por ahí; yo escribía”

La exitosa escritora Laura Gallego sale muy airosa del bombardeo de preguntas de centenares de estudiantes en la Biblioteca Valenciana

Estudiantes escuchan, graban y fotografían a Laura Gallego en la Biblioteca Valenciana

"Había gente que jugaba al fútbol, que veía la televisión, que salía por ahí... Yo escribía". Laura Gallego responde con rapidez a los varios centenares de adolescentes que la bombardean a preguntas. ¿Cómo empezó a escribir? ¿Qué opinaba su familia de que quisiera ser escritora? ¿De dónde saca los nombres de sus personajes? ¿Por qué sitúa sus novelas en la Edad Media o en la actualidad? ¿Por qué pone una cita de Pablo Coelho en sus libros?

La escritora nacida en Quart de Poblet tiene ya mucha tablas, a pesar de contar con solo 34 años. Es una de las autoras favoritas del público juvenil. Una superventas. Se han vendido centenares de miles de libros de su obra, de la trilogía Memorias de Idhún, Crónicas de la torre o del último, Donde los árboles cantan. Ha sido traducida a 15 idiomas. Cuando firmó libros en la pasada Fira del Llibre de València, hubo lectores que aguardaron horas y horas de cola. Un auténtico fenómeno literario.

Sin embargo, al principio de la sesión de animación a la lectura, Laura Gallego parecía no saber dónde meterse, qué hacer con las manos, qué expresión adoptar, cuando los estudiantes de seis institutos valencianos la recibieron con ovaciones y aplausos este miércoles al mediodía. Entró a la enorme iglesia del antiguo monasterio de Sant Miquel dels Reis de Valencia, sede de la Biblioteca Valenciana, y se acercó tímidamente a los chavales seguida de cerca de los fotógrafos y los cámaras. Y del secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll, quien no quería despegarse de ella.

Uno se la imagina en su hábitat natural, encerrada en su casa imaginando mundos fantásticos. Es lo que ha hecho desde los 11 años, como explicó a los alumnos con naturalidad. La timidez del principio dio a paso a un actitud segura. Sus respuestas fueron concisas y muy claras. Sólo se extendió cuando explicó que antes de publicar su primera obra había escrito 14 libros, que habían sido rechazados por distintas editoriales hasta que la colección Barco de Vapor (de SM) premió su Finis mundi cuando tenía 20 años y cursaba segundo de Filologia Hispánica. "Nadie quiso ni mi tercero, ni mi cuarto, ni mi quinto libro. Pero soy muy cabezota y yo seguía escribiendo y mandando mis libros. Porque escribir es lo que más me gusta. Porque no podría ser yo sin escribir. Y además se aprende leyendo y escribiendo, cuanto más escribes, más facilidad tienes. Y al final, con el número 14, me llamó una mujer para anunciarme el premio. Me quedé de piedra".

Gallego explicó que la Edad Media le atrae tal vez por sus estudios de literatura y porque buena parte de la literatura fantástica transcurre en ese época. Su gusto por citar a Coelho en sus primeros libros se debía que en los libros de su admirado autor brasileño encontraba siempre una frase o un párrafo que resumía la historia que ella estaba escribiendo. Luego se percató de que había llegado a un punto de que buscaba ya las cita premeditadamente y dejó de hacerlo.

Con su familia, no hubo problema, porque ella escribía en sus ratos libres y estudió una carrera (está preparando el doctorado), como le aconsejaron sus padres. Y los nombres de sus personajes se los inventa, a veces, cambiando simplemente el orden de las letras. Más que inspiración, necesita concentración para escribir. Ella es una escritora de mapa, traza toda la trama y va rellenando huecos, con un destino claro. No es una escritora de brújula que va a donde le guía la flecha de la inspiración o de la propia escritura, dijo la escritora en la sesión organizada por la Consejería de Cultura. 

El público, de 12 a 15 años, parecía estar encantado y participó activamente, tanto preguntando como grabando y fotografiando con sus móviles a la famosa escritora. Procedían de los institutos y colegios Berenguer Dalmau (Catarroja), Sagrada Familia (Alzira), Peset Aleixandre (Paterna), Asunción de Nuestra Señora (Riba-roja), Playa San Juan (Alicante) y Ausiàs March (Manises). 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >