Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 30% de las guarderías públicas de Barcelona se suma a la huelga

Un centenar de personas se concentra en la plaza de Sant Jaume para pedir que se conserve el modelo educativo

Un niño entrando en una guardería municipal acompañado de un adulto.
Un niño entrando en una guardería municipal acompañado de un adulto.

La primera jornada de huelga en las guarderías municipales de Barcelona (EBM) ha tenido el 30% de seguimiento, han informado tanto el Colectivo de Maestros de Guarderías y Servicios Complementarios del Ayuntamiento (que convocó la manifestación) como el mismo Consistorio. Un centenar de personas del colectivo se han concentrado en la plaza de Sant Jaume a mediodía, para solicitar la retirada de las tres medidas de reorganización de las EBM, adelantadas por la Regiduría de Educación del gobierno municipal.

Un total de 29 centros, de los 92 que conforman la red, han secundado el parón de actividades, según las cifras oficiales. Así, según los cálculos del Ayuntamiento, han hecho huelga 118 de los 737 trabajadores (16%), mientras que los servicios de cocina y apoyo educativo funcionan con normalidad. Una portavoz del colectivo, por su parte, ha elevado el número de guarderías en activo a 30. La Generalitat había estipulado servicios mínimos de un tercio de la plantilla más un directivo, algo que desde el colectivo se consideró "exagerado" por tratarse de un servicio que no es considerado esencial. 

Cada uno de los tres días de protesta, que desde la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña consideran “excesivos”, se corresponde con una de las tres reivindicaciones que realiza el colectivo de las EBM. Estos son el proyecto de externalización de las guarderías municipales, el aumento de ratios de niños por aula y la reducción de las horas de apoyo. La protesta seguirá esta tarde con una cacerolada en la plaza de Espanya y mañana habrá dos concentraciones, una en Sant Jaume y otra en la plaza de Anna Frank, en Gràcia.

En la manifestación de esta mañana, además de la lectura de un manifiesto en defensa del modelo de guardería pública de Barcelona, los maestros y el personal de apoyo se vendaron los ojos y se amarraron las manos, mientras de fondo se oía el llanto de un bebé. Dentro de las escuelas que no secundaron la huelga está la de la EBM de la Farinera, por ejemplo. "Estamos en contra de los recortes, pero no creemos que parar sea la forma para demostrar nuestro descontento", aseguró una maestra.