Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán impulsa otro giro en el PSOE

La salida de Díaz de la ejecutiva regional abre un tiempo nuevo en la ejecutiva

La dirección federal no amparará ninguna operación en el congreso regional

Susana Díaz y José Antonio Griñán, en febrero pasado.
Susana Díaz y José Antonio Griñán, en febrero pasado.

Nunca un mal resultado electoral ha reforzado tanto a un dirigente político. Desde la misma noche electoral en la que perdió las elecciones autonómicas del 25 de marzo —las primeras en 30 años para el PSOE—, las acciones políticas de José Antonio Griñán no han parado de crecer. Hasta los más críticos con su gestión, aplauden ahora y destacan como una señal de liderazgo la composición del nuevo Gobierno, en el que por primera vez en tres décadas se ha roto la costumbre de que cada provincia tenía que tener un consejero. Griñán nunca ha compartido esa idea, pero no ha sido hasta ahora cuando lo ha podido hacer. En el PSOE nadie ha rechistado, aunque la celebración de los congresos provinciales suele ser un medioambiente muy propicio para que las reivindicaciones localistas se utilicen como cuchillos contra las direcciones provinciales.

Con el nuevo Gobierno, Griñán ha abierto las puertas de par en par para dar un nuevo impulso al PSOE de Andalucía. Él ya ha dicho que va a optar de nuevo a la secretaría general y aunque un congreso del PSOE de Andalucía siempre es una incógnita, el presidente de la Junta va a llegar a este cónclave —que se celebrará en Almería del 6 al 8 de julio— con menos hipotecas que el anterior, cuando fue elegido casi por el 100% de los votos.

Al nombrar a Susana Díaz consejera de la Presidencia e Igualdad, Griñán ha hecho una jugada estratégica de calado, ya que ese puesto implica su salida de la secretaría regional de Organización y abre espacio a otro modelo de partido más participativo y abierto, según opinan varios dirigentes. Díaz y el nuevo portavoz del Gobierno y secretario de Comunicación del PSOE, Miguel Ángel Vázquez, seguirán en sus puestos orgánicos hasta julio.

El secretario de Política Municipal, Juan Manuel Fernández —quien sopesa presentarse a la secretaria del PSOE de Ganada frente a Teresa Jiménez—, tiene el encargo de elaborar la ponencia marco y también de organizar el congreso junto con el gaditano Juan Cornejo.

La vicepresidencia de Diego Valderas tendrá un coordinador  en cada provincia

La salida de Díaz de la primera línea del PSOE no significa para nada una pérdida de influencia, algo que la correosa consejera de la Presidencia no está dispuesta a ceder. El PSOE de Sevilla, que dirige ahora una gestora, celebrará su congreso en julio, y Díaz y el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, tienen todos los resortes en sus manos para imponerse claramente.

La nueva ejecutiva regional es una pieza clave en la jugada estratégica de futuro que pilotará Griñán, quien sabe que “el futuro no pasa por él”, señalan fuentes de su entorno. El sector crítico andaluz que alumbró el congreso federal del PSOE, integrado por los rubalcabistas que ganaron el congreso, queda ahora bastante desdibujado. El secretario federal socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no va a apoyar ni amparar ninguna operación en contra de la mayoría que ahora tiene Griñán, consciente de lo que el PSOE en su conjunto se juega en los próximos cuatro años en Andalucía.

Griñán es el único referente de peso con poder institucional del PSOE y va gobernar en una situación pavorosa, sin un euro y con la necesidad además de no cometer errores de bulto. Las dos últimas experiencias de coalición de los socialistas en España le han costado muy caras. Ni el bipartito de Galicia ni el tripartito de Cataluña salieron bien. En este sentido, algunos destacan el papel que va a jugar Susana Díaz como fontanera de la coalición de IU, en cuya negociación ha estado desde el primer momento.

Los 11 miembros del Gobierno tomarán este lunes posesión en un acto que se celebrará en el palacio de San Telmo. Al día siguiente se celebrará la primera reunión del Consejo, en el que se producirán los primeros nombramientos, aunque no esté previsto que quede definida la reducción de la Administración periférica donde las delegaciones provinciales se reducirán casi a la mitad. Fuentes del Ejecutivo indicaron que la vicepresidencia que ostenta el líder de IU, Diego Valderas, dispondrá de “un mínimo equipo administrativo” en las ocho provincias, donde habrá una especie de coordinador, que no tendrá rango de delegado.