Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas salen a la calle en Bilbao en contra de los recortes

Los representantes sindicales advierten de que van a continuar las movilizaciones

Un momento de la manifestación en Bilbao de CCOO y UGT.
Un momento de la manifestación en Bilbao de CCOO y UGT.

Miles de personas han respondido a la llamada de los sindicatos y se han manifestado este mediodía por las calles de Bilbao en contra de los recortes y de la reforma laboral impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Pese al rechazo unánime a las “salvajes” medidas en contra de los derechos generales, no ha habido unidad sindical en el Primero de Mayo. Todos los líderes de las centrales han señalado que las reivindicaciones "van a continuar".

Por la Gran Vía bilbaína han desfilado separados los militantes de las diferentes centrales. Por delante han marchado USO y CNT; seguidos a unos cien metros por CC OO y UGT. Y en último lugar, ELA. Representantes de CC OO y UGT han asegurado a EL PAÍS que habían contabilizado en torno a 8.000 militantes, lo que han calificado de “éxito total”, “sobre todo si se tiene en cuenta que se habían convocado manifestaciones en las tres capitales vascas”, a diferencia de ELA. Este último sindicato, mayoritario en Euskadi, ha afirmado que ha logrado reunir a más de 11.000 personas.

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha señalado que “hay dos grandes problemas” en la sociedad actual, la “codicia del capital” y “la sumisión de la clase política a ese capital”. Muñoz ha alertado de que el paro y la pobreza “están creciendo y lo van a seguir haciendo”. “Y detrás, la xenofobia. Quieren que los pobres nos enfrentemos a los pobres. Nuestros enemigos no son los inmigrantes”, ha manifestado. Sobre la reforma laboral, el secretario general de ELA ha señalado que “supone una degradación de los derechos laborales y una desprotección legal impresionante”. “¿Y para qué? Para darle a la patronal todo lo que pedía”, ha criticado.

Muñoz ha considerado que "es imprescindible" abrir una crisis política "para dar centralidad a lo social". "Solo así habrá futuro. La manifestación del 25 de febrero y la huelga general del 29 de marzo buscaban eso; y también las movilizaciones que próximamente se realizarán", ha dicho antes de criticar "la especulación de los bancos, que reciben dinero prestado al 1% del Banco Central Europeo y compran al 6% la deuda pública"

Unai Sordo, secretario general de CC OO-Euskadi, ha considerado que el paro “debería ser la prioridad de los Gobiernos”, en lugar de “satisfacer a los poderes financieros”. Sordo ha mostrado su preocupación por el riesgo de que se “desmantelen” los derechos que costaron “sangre, sudor y lágrimas” alcanzar a las generaciones pasadas.

De su lado, Dámaso Casado, secretario general de UGT-Euskadi, ha lamentado la falta de unidad de los sindicatos vascos. Ha culpado a ELA de que aún sigan congelados “cientos” de convenios colectivos vascos. Casado ha censurado que "desde 2008, cuando comenzó la crisis mundial, el capitalismo exige a los gobiernos que recorten más y más, y que se carguen al sector público para dejar el privado en sus manos".