Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayuno familiar en Narón para parar el cierre de tres guarderías

Los tres centros acogen a unos 400 niños y Benestar desoye las peticiones de los padres

"La falta de entendimiento entre la Xunta y el Ayuntamiento de Narón nos ha traído hasta aquí". Un grupo de padres y madres de los niños que acuden a las tres guarderías públicas de Narón iniciaron ayer un encierro indefinido y por turnos en la puerta del consistorio para exigir que las escuelas, que andan escasas de fondos, sigan abiertas el curso próximo.

Para darle más empaque a su protesta, también han acordado dejar de comer durante unas horas en una 'huelga de hambre solidaria' en la que participan familias enteras o delegados sindicales sin estirar mucho el ayuno para que nadie castigue su salud, explica Óscar Mauriz, presidente del Anpas (Asociaciones de Nais e Pais) de las Escuelas Infantiles Municipales (EIM) de Narón.

Hace meses que el alcalde, Xosé Manuel Blanco, de Terra Galega, denunció que si la Xunta continuaba recortando las subvenciones, las tres guarderías se quedarían sin presupuesto para 2012-2013. Son tres centros en los barrios de A Gándara, A Solaina y Piñeiros -y otra sin estrenar en Xuvia- que suman cerca de 400 plazas para niños de 0 a 3 años.

Su presupuesto anual ronda los 800.000 euros y se financia con fondos locales, las cuotas de los padres y las ayudas autonómicas. "Los padres cumplimos con los pagos. Les toca a ellos arreglarlo", insiste Mauriz.

Narón ha pedido sin éxito a la Consellería de Benestar que asuma la gestión de sus escuelas o un tercio de los gastos fijos para garantizar su futuro.

La comunidad escolar ha colocado una pequeña tienda de campaña en la puerta del ayuntamiento que por la noche trasladan al interior para escapar del frío y de la lluvia. También exhiben una pancarta advirtiendo que sólo faltan 80 días para el cierre de las guarderías.