Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella rechaza un plan integral para el Gallinero

La alcaldesa de Madrid sostiene que sus pobladores no se dejan ayudar

El PSM impulsa con IU y UPyD una actuación para integrar a su medio millar de habitantes

Ropa tendida en el poblado de El Gallinero. Ampliar foto
Ropa tendida en el poblado de El Gallinero.

El Partido Popular (que tiene mayoría absoluta, con 31 concejales) ha rechazado esta mañana en el pleno del Ayuntamiento de Madrid la elaboración de un plan integral de actuación en el poblado chabolista de El Gallinero, donde malviven medio millar de personas entre basura y ratas. La propuesta, impulsada por el Partido Socialista (15 ediles) con el respaldo de Izquierda Unida (seis) y Unión, Progreso y Democracia (cinco), buscaba “asegurar la habitabilidad” del asentamiento y reforzar la inserción social para, “a medio plazo”, lograr la integración de sus habitantes y el desmantelamiento del poblado. La delegada de Asuntos Sociales, Dolores Navarro, ha replicado que “se está haciendo más de lo posible” en El Gallinero, pese, según ha dicho, las reticencias y el rechazo de sus habitantes. “No lo arreglemos todo con planes”, ha concluido.

Cristina Chamorro (UPyD) ha recordado que el poblado no ha sido incluido por la Comunidad y el Ayuntamiento en el plan social para la Cañada Real, pese a estar a solo dos kilómetros de distancia, por levantarse sobre suelo privado. Por ello es necesario, en su opinión, un plan de actuación específico. Según ha dicho, los 1,3 millones de euros que destina el IRIS (Instituto de Realojamiento e Integración Social, dependiente del Gobierno regional) no son suficientes para atender a las 428 personas (234, menores de edad) que viven allí. Y esa ayuda tampoco debe sustituir, en su opinión, la responsabilidad municipal.

“Sabemos lo que hay en el Gallinero. Hay miseria, ratas, escombros y familias. Lo que no hay son servicios básicos. No hay futuro para mucha gente”, ha explicado el concejal socialista Pedro Zerolo. En su opinión, la inversión social es mínima y la coordinación entre ONG y Administraciones no funciona porque no existe un proyecto común. “Pero sí funciona, como ponen de manifiesto las 20 ONG que trabajan allí. Las familias responden, luchan por su integración”, ha añadido.

No lo cree así la delegada de Asuntos Sociales, que defiende que el Ayuntamiento dispone de programas de atención social pero los habitantes de El Gallinero “no los utilizan”. “No es necesario un plan sociocomunitario, no va a añadir mayor compromiso por nuestra parte. Actuamos en la medida que nos dejan actuar”, ha señalado. “La situación es compleja y cambiante, con nomadismo e itinerancia, y la intervención debe adaptarse a ello. El Ayuntamiento realiza una acción coordinada para que, con el tiempo, las familias acepten voluntariamente los recursos”, ha añadido.

Chamorro (UPyD) le ha respondido que “la inexistencia de servicios públicos provocan problemas serios de salubridad”. “No se puede cobijar en la titularidad privada de los terrenos para no ofrecer servicios básicos. Es indispensable para que adquieran los hábitos para luego acceder a otros recursos”, ha añadido. “De nada servirán todas las actuaciones si no se incluyen en un plan integral que aúne todos los esfuerzos”, ha concluido.

El portavoz municipal de Izquierda Unida, Ángel Perez, ha resumido lo que en su opinión es la postura del Gobierno local: “Dicen que han hecho muchas cosas pero no se dejan”. “Si han hecho muchas cosas, cómo es posible que estén como están, a menos que sean ustedes los que llevan la basura por la noche”, ha añadido con ironía. “Esa gente quiere estar mejor, no rechaza la intervención, pero aunque así fuera, en esta ciudad hay normas que impiden vivir entre ratas y basuras”, ha sentenciado.

La delegada de Servicios Sociales ha terminado su intervención recalcando las actuaciones del Ayuntamiento en El Gallinero: “solo seis familias” han accedido a la renta mínima de inserción “pese al trabajo de los servicios sociales”; hay actuaciones constantes de limpieza, de carácter semanal, “pese a la poca colaboración de los habitantes”; entre otras medidas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram