Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA MACHISTA

Un delincuente de 26 años acuchilla a su pareja en Tolosa tras una discusión

El agresor, varias veces detenido, reconoce el crimen ante la Ertzaintza

Momento de la concentración ayer en Tolosa contra el crimen machista.
Momento de la concentración ayer en Tolosa contra el crimen machista.

José Antonio García, de 26 años y con un amplio historial delictivo, discutió con su pareja y la acuchilló. Así lo reconoció ante la Ertzaintza. El joven, de nacionalidad española y origen marroquí, se ha cobrado este fin de semana en Tolosa la primera víctima mortal por violencia sexista en Euskadi en 2012. El exmarido de Caridad de los Ángeles Rodríguez Arrieta, la víctima. alertó a la Ertzaintza sobre las 20.00 del domingo porque no conseguía localizar a la que había sido su mujer y debía entregarle el hijo que ambos compartían. Cuando los agentes accedieron a la vivienda en la que residía la mujer se la encontraron tendida sobre la cama del dormitorio, sin vida y con una herida por arma blanca en el cuello.

García tiene antecedentes. En el expediente del agresor figura otro episodio de malos tratos en 2009, contra otra relación anterior y por el que un juez dictó una orden de alejamiento, según la Ertzaintza. En su ficha policial figuran hasta siete registros por varios actos delictivos: robos, tráfico de drogas y una estancia en prisión de cuatro años.

La Ertzaintza continúa con la investigación que debe determinar lo sucedido entre la noche del viernes, la última vez que Interior tiene constancia de que Ángeles seguía con vida, y la tarde del domingo, cuando fue hallado su cadáver. Entonces, la mujer debía haber estado esperando a su hijo, de “unos 12 años”, según una vecina. El chaval había pasado el fin de semana con su padre, que se hará cargo de su custodia, según confirmó la Diputación de Gipuzkoa, y le tocaba regresar a casa, pero nadie contestaba a través del telefonillo.

El detenido tiene antecedentes por malos tratos, robos y tráfico de drogas

García acudió al número 25 de la calle Uzturre de Tolosa, en el barrio de Oriamendi, tres horas después de que se personaran allí los primeros ertzainas. El agresor confesó el crimen a los agentes, a los que explicó que había discutido con Ángeles, de 39 años y nacionalidad cubana, según la Ertzaintza. En el dormitorio en el que se localizó el cuerpo de la víctima, la Policía se incautó de varios cuchillos, entre los cuales, “probablemente”, según Interior, el arma del crimen, con el que García segó de una cuchillada en el cuello la vida de su pareja. Ángeles no había presentado ninguna denuncia contra su compañero.

Víctima y agresor compartían una vivienda de protección oficial en la entrada desde San Sebastián a Tolosa. Unos bloques blancos y de detalles grises, recién construidos —los primeros vecinos se instalaron en ellos el pasado mes de diciembre— y entre los que se podía ver a Ángeles paseando a su perra, Luna.

El alcalde, Ibai Iriarte: “Es una señal de que algo hacemos mal”

A medida que por Tolosa se propagaba la fatal noticia, las habladurías en torno al modo de vida de la fallecida corrían de boca en boca, dejando, tal vez, en un segundo plano, el hecho de que un joven, de 26 años, había acabado con la vida de su pareja.

“Lo sucedido en Tolosa es un reflejo de la sociedad en la que vivimos”, explicó el alcalde del municipio, Ibai Iriarte (Bildu), durante la concentración de respulsa contra el crimen, “también una señal de que no estamos haciendo las cosas bien”, continuó, según el texto aprobado por el Consistorio en la celebración de un pleno extraordinario por el suceso. La violencia contra las mujeres volvía a golpear duramente a Tolosa, que en 2010 vivió la muerte de Elena Cal, una indigente, de 45 años.

“La superación de esta lacra debe ser una de las prioridades de nuestra sociedad, el paso del tiempo no resolverá los problemas, tal y como vemos en la repetición de los roles estereotipados que se están dando en las relaciones entre jóvenes”, añadió el edil. Las cifras demuestran que la violencia sexista, lejos de ser un fenómeno atribuido a personas educadas bajo roles machistas, propios de épocas ya superadas, se extiende entre las nuevas generaciones. De las 4.858 agresiones contra mujeres registradas por la Ertzaintza en 2011, el 30,4% las sufrieron mujeres de entre 31 y 40 años, y el 28,6% de 18 a 30. Mientras que en el caso de los agresores, el 32% se sitúa en una franja de edad entre los 31 y 40 años, y el 24,3%, de los 18 a los 30.

La concentración, convocada por la Plataforma de la Marcha Mundial de Mujeres, reunió a amigos de la víctima y de representantes de las instituciones como la directora de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano; la directora de Emakunde, Maria Silvestre; o el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano.

Hallado un esqueleto con ropa

Un operario localizó ayer sobre las 08.30 el cadáver de una persona semioculto en una zona de maleza y monte próxima al paseo de Oriamendi, en San Sebastián. El trabajador, que en ese momento realizaba operaciones de desbroce, avisó a la Ertzaintza a través de SOS Deiak, según informó ayer el Departamento de Interior. El cuerpo, en un avanzado estado de descomposición, “prácticamente un esqueleto”, todavía conservaba ropa y calzado.

Hasta el lugar del hallazgo se trasladaron especialistas de la Policía Científica de la Ertzaintza y una comitiva judicial para efectuar el levantamiento del cadáver.

La Policía en sus primeros exámenes no pudo confirmar si el cuerpo presentaba algún signo de violencia o alguna circunstancia relativa al momento o causas de la muerte, ni siquiera “el sexo del cadáver”, por el estado en el que se encontraba.

La Ertzaintza ha abierto una investigación para identificar el cadáver y aclarar las circunstancias de la muerte. Hasta que no se realicen los primeros análisis forenses no se podrá determinar ningún extremo relacionado ni con la identidad del cadáver, ni con las causas del fallecimiento, ni cómo llegó hasta el lugar en el que fue hallado, un área apartada, “tras la zona de hospitales de San Sebastián y por la que no suele pasar nadie”, según la Ertzaintza.

Las investigaciones que emprenda la Policía una vez se conozcan los primeros datos, incluirán, entre otras, el cotejo de la base de personas desaparecidas. De las 2.806 desapariciones que la Ertzaintza registró en 2009, se resolvieron el 98,1%. Más de la mitad, 1.555, se correspondieron con menores. La Ertzaintza mantiene a día de hoy en su web una foto y una breve descripción de siete personas, todas ellas desaparecidas por un largo periodo de tiempo, dos fuera de Euskadi.