Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES ANDALUZAS 2012

A mayor gloria del apoderado

Arenas se muestra “cada vez más convencido” del que el PP “va a triunfar”

Javier Arenas, el lunes en un acto en Marbella.
Javier Arenas, el lunes en un acto en Marbella.

Una de las estampas más características de las elecciones celebradas en Andalucía en los últimos años ha sido la auténtica avalancha de apoderados e interventores del PP en los colegios de la Costa del Sol, en especial en Marbella. Desde 2007, año en que la popular Ángeles Muñoz obtuvo la alcaldía, la presencia de los agentes electorales de la formación conservadora en esta ciudad ha sido abrumadora: en algunas mesas había hasta cinco representantes del PP por cada interventor del resto de formaciones. En las elecciones del próximo domingo, 1.500 apoderados y 278 interventores “garantizarán la pureza del sistema democrático” en los colegios electorales marbellíes, aunque una presencia tan masiva pueda llegar a incomodar a los votantes de otros partidos.

Con cifras como esta no es extraño que el candidato del PP a presidente de la Junta, Javier Arenas, escogiera Marbella para mantener un encuentro con los agentes electorales, el acto central de su campaña de este lunes. “No hay ni una ciudad en España que tenga los apoderados e interventores del PP de Marbella. Habéis hecho un partido de abajo arriba y así será el cambio de Andalucía, con la gente de la calle”, ha proclamado el líder popular.

Aunque rehúye el triunfalismo y evita que las encuestas se le suban a la cabeza, Arenas se considera claramente ganador. “Cuando aparecen en Marbella el paro y la corrupción, los ciudadanos se acuerdan del PP y nos dan la mayoría. Así ha pasado en Estepona o El Ejido [municipios donde el PP arrasó en las elecciones municipales de mayo de 2011]. Eso es un presagio, el gran problema de Andalucía es el paro y luego los abusos que se han cometido tras gobernar 30 años los socialistas, por eso vamos a ganar las elecciones bien ganadas”, ha pronosticado.

El candidato conservador ha presentado a Marbella, ciudad castigada por 15 años de corrupción y que en 2007 se decantó por el PP, como “el gran símbolo del cambio”. “Cuando Ángeles Muñoz tomó posesión como alcaldesa dijo que quería que la normalidad se convirtiera en la noticia de Marbella. Afortunadamente, ahora ya no se habla de las practicas irregulares del gobierno municipal, sino de las oportunidades de Marbella”, ha señalado.

No habrá ni una tarjeta de crédito en la Junta ni en la administración paralela

Javier Arenas

Arenas se ha dispuesto a conjurar el miedo al cambio. “Cuando el PP recorre las calles, de miedo nada. Lo que hay es mucha esperanza e ilusión en el futuro. Nadie puede esperar que inventemos brotes verdes, pero nadie puede esperar que dejemos brotes negros (...) Cada dia que pasa estoy más convencido de que va a triunfar la esperanza”, ha afirmado.

Tras regalar los oídos del auditorio con promesas de ámbito local —el soterramiento de la A-7 en San Pedro Alcántara y el ambulatorio de este núcleo marbellí—, Arenas ha desgranado alguna de las propuestas del PP que más pueden afectar a la Costa del Sol. Ha hablado de redactar “planes nuevos de ordenación del territorio que estén al servicio de las personas, y no al revés” y de hacer que la Empresa Pública de Puertos pase a depender de la Consejería de Turismo. En cuanto a las medidas de austeridad, ha prometido suprimir “al menos 10.000” de los 40.000 teléfonos móviles de la Junta y “que no haya ni una tarjeta de crédito en la Junta ni en la administración paralela”.