Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bollywood baila en Benidorm

La localidad acogió el rodaje de algunas escenas de amor de la película india ‘Anna Bond’

Duniya Soori, director de 'Anna Bond', da instrucciones a los actores.
Duniya Soori, director de 'Anna Bond', da instrucciones a los actores.

Un hombre sencillo de una aldea remota de la India se ve implicado en una trama de venganza y odio a través de la mafia. Más tarde, escapa y desentraña el misterio a través de una historia de amor. Y, no pregunten por qué, esa historia tiene su relación y desenlace en casi una decena de localizaciones españolas.

Es una trama propia del cine americano de los años cincuenta o sesenta del siglo XX. Si apuran las fechas, podría ser hasta el guión de Grease, protagonizada por John Travolta y Olivia Newton John. Pero también es uno de los guiones de las películas que desde hace años triunfan en Bollywood (acrónimo de Bombay y Hollywood), la principal ventana a través de la que transmiten los indios sus productos cinematográficos.

Una de las superproducciones de la industria asiática que ahora completa su grabación es Anna Bond, dirigida y producida por Duniya Soori, que ha elegido Valencia y Benidorm para rodar algunas escenas musicales de esta película, ya prácticamente finalizada en los Akash Estudios, cuyo estreno está previsto para abril.

Sabiendo que no les sonarán de nada, Anna Bond cuenta con tres actores que forman parte del universo Bollywwod: el protagonista Punneeth Rajkumar, Hindi Subbaiah y Priyamani. Con ellos, otras 26 personas se han desplazado a Valencia y Benidorm para grabar las escenas finales, que son las musicales. La producción española corre a cargo de Camino Media, que acompaña a Wingspan Group, la empresa india que ha invertido dos millones de dólares en esta superproducción.

“Lo improvisan todo, incluso las coreografías, y nunca sabes dónde van ni lo que quieren hacer”, comenta desesperado uno de los tres miembros del equipo español que se ha encargado de las localizaciones. Su forma de trabajar no casa con la convencional del cine europeo o americano. El domingo pasado grabaron coreografías en Valencia, este lunes algunas escenas de amor en Benidorm, pero después se van al Alcázar de Segovia, al desierto de Bardenas, al museo Guggenheim de Bilbao, a los molinos de La Mancha, al Palacio del Agua de Zaragoza o a Madrid. Y todo para incrustar entre un minuto y minuto y medio de escenas musicales en una cinta ya casi finalizada que se estrenará en Kamakata en abril.

“Querían localizaciones en ciudades modernas de España, en la playa y en lugares con sabor antiguo”, comenta un miembro de la producción española. Pero lo más importante no es eso. Es que más allá de los ocho días que rodarán en España, “existe en la India un interés real de conocer España y a través del cine se puede establecer un lazo turístico”, dice Tasneem Udaipurwala, del equipo indio de producción.