Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crecen las dudas sobre la creación de una fábrica de coches en Jerez

La compañía asiática Zahav preveía 600 nuevos empleos

Nave de Zahav en Jerez.
Nave de Zahav en Jerez.

El 14 de mayo de 2009 Zahav Automobile anunció la instalación en Jerez de su primera fábrica de vehículos en Europa. La compañía de capital chino-iraní iba a producir en la planta jerezana desde la primavera pasada 15.000 todoterrenos anuales. En 2009 la marca de automoción comprometió una inversión de 57 millones de euros y la creación de entre 560 y 600 puestos de trabajo directos. La empresa iba a formar a su propio personal: ingenieros cualificados, operarios de ensamblaje, además de enfermeros y médicos para una clínica propia.

El proyecto insufló optimismo en Jerez. La ciudad gaditana ha sufrido en solo unos años una estrepitosa caída de la actividad industrial con el cierre de una azucarera, la desaparición de Puleva, el cerrojazo de la fábrica de botellas o el retroceso de las bodegas.

Esta inversión hizo pensar que la reindustrialización era posible en Jerez y la clase política se sumó al optimismo. Desde la administración local llegaron a anunciar la implantación de una potente industria auxiliar, junto a Zahav, liderada por una fábrica de neumáticos de la firma Michelin.

Las instituciones se volcaron con el proyecto. El Ayuntamiento de Jerez, presidido entonces por la socialista Pilar Sánchez, tendió la alfombra roja a la firma asiática; el Ministerio de Industria ofreció a la sociedad de automoción un crédito de 3,5 millones de euros y la Consejería de Innovación anunció una subvención de 1,7 millones de euros, eso sí, una vez que la fábrica empezara a operar.

Casi tres años después de la llegada de aquellos inversores, en la explanada de 50.000 metros en la que se debía haber levantado la fábrica solo se ve una nave vacía. El Ayuntamiento de Jerez presiona a la compañía con el fin de que libere los terrenos cedidos si finalmente la fábrica de vehículos se esfuma.

Las dudas han planeado sobre este proyecto casi desde el principio, y ya pocos creen en su ejecución. El Ayuntamiento advierte que Zahav “no ha realizado la inversión prevista, ni ha generado los puestos de trabajo que le daban derecho a una subvención municipal, ni ha depositado la fianza, ni tampoco ha abonado las rentas de 36.000 euros anuales, una vez transcurrido un periodo de carencia dos años”.

José Luis Mesía, director de expansión de Zahav, asegura que la implantación de la fábrica en Jerez “no está en duda”. Afirma haber hecho un último pago de de 357.000 euros para la cadena de montaje que llegará a la ciudad “a finales de abril o principios de mayo”, de forma que las primeras camionetas se puedan empezar a ensamblar “a finales de julio” siempre que “no se den elementos ajenos a Zahav”. Subraya que la compañía ya ha hecho una inversión de “ocho millones de euros” pese a que las administraciones “prometieron el oro y el moro” para después retirar la financiación “por falta de confianza”.